OLVIDO DE LAS ENFERMERAS POR PARTE DE LA CONSELLERA DE SANITAT DE LA GENERALITAT VALENCIANA

Loading Likes...

Carta remitida en julio de 2015 a la Consellera de Sanidad Universal y Salud Pública de la Generalitat Valenciana, Carmen Montón, por haber obviado a las enfermeras en la atención a las personas inmigrantes sin papeles.

Estimada Consellera:

            El pasado día 29 de junio, recién anunciado su nombramiento, le remití escrito de enhorabuena en el que le trasladaba las amplias expectativas que se generaban en esta nueva etapa y solicitaba una reunión en la que poder exponerle nuestras posiciones con respecto a la Sanidad en su conjunto y la enfermería comunitaria en particular.

            Transcurrido casi un mes, en el que he entendido que la conformación de su equipo era una prioridad y con la esperanza de que sus decisiones iniciales en este sentido estuviesen enmarcadas en un cambio de tendencia que aportase diversidad, perspectivas diferentes y, sobre todo, capacidad de cambio, había mantenido la espera a su respuesta.

            Pero nada de esto se ha producido. Y en este breve espacio de tiempo ya ha dejado constancia de que su política sanitaria va a seguir los mismos planteamientos corporativistas y de tendencia biologicista y biomédica que se instauró y permaneció durante más de 20 años.

            Por orden cronológico decirle que la atención a los inmigrantes sin papeles no es patrimonio suyo ni de ningún colectivo. La Sociedad que me honro presidir ha dejado constancia evidente durante los últimos años de su posicionamiento al respecto a través de la propia AEC y de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS) a la que pertenecemos, mediante escritos, declaraciones y documentos. Por lo tanto, y a pesar de reconocer el papel de la SEMFyC, no se puede afirmar como usted ha hecho, que este tema lo ha consensuado con quienes más habían hecho. Anular, olvidar, ignorar, de entrada, a un colectivo como las enfermeras que tanto han realizado en favor de los inmigrantes, es un muy mal comienzo.

Pero su gestión en este tema no acaba con este lamentable despropósito, sino que lo adereza con la asignación, a través de una tarjeta sanitaria similar al SIP, de un Médico de Familia. Quisiera informarle, por si no han tenido oportunidad de hacerlo sus colaboradores, que, en la Comunidad Valenciana, sus habitantes tienen asignados tanto médico como enfermera. ¿Me podría explicar cuál es el motivo de esta discriminación a la población inmigrante sin papeles? ¿Considera que la población inmigrante no merece tener enfermera de referencia que les preste cuidados? En fin, Consellera que verdaderamente, consideramos que decisiones como la adoptada precisan de una mayor reflexión y cuidada atención por su parte antes de exponerla como un logro en los medios de comunicación.

            Para empezar, no está nada mal. Pero la siguiente decisión, el nombramiento de sus Directoras/es Generales, ha venido a corroborar lo que ya se sospechaba tras la gestión comentada. Nos cabía la vana esperanza de que fuese valiente y coherente con lo que sus mensajes trasladaban. Pero nada más lejos de la realidad. Sus nombramientos han vuelto a estar marcados por el inmovilismo y la perpetuación del predominio médico como único y exclusivo referente de su Sanidad Universal y de una Salud Pública que se aleja de lo que muchos entendemos como transdisciplinar y usted se ha empeñado en hacer monodisciplinar. Ha configurado un equipo que refleja la realidad diseñada y mantenida por sus predecesores y le otorga la tranquilidad de quienes se creen protagonistas exclusivos de la salud. Un equipo que no recoge las expectativas que muchas/os teníamos con su llegada, posiblemente más por las ganas de que se produjeran que por la voluntad de realizarlas. Las enfermeras hemos venido demostrando nuestra capacidad de gestión eficaz en muchos ámbitos y contextos en los que su intervención se ha mostrado altamente eficiente. Creíamos, con indudable inocencia, que había llegado el momento en que finalmente se nos diera la oportunidad de demostrar de lo que somos capaces. Pero prefirió tomar la decisión más conservadora y segura, es decir, la de siempre.

A lo mejor tiene pensado nombrar a alguna enfermera como asesora, como también hiciera a quien sustituye. Una asesora que trate de acallar las bocas de las enfermeras y sirva para que pueda decir la “frase” que le avale como defensora de las enfermeras como “ese pilar fundamental que representa la enfermería…”. Ahórrese el nombramiento y los halagos gratuitos, de verdad. No queremos ser especiales o tomar las migajas de su banquete. Queremos ser valoradas como el resto de profesionales. No por ser enfermeras, sino por lo que como enfermeras somos capaces de hacer.

Nuestro planteamiento además coincide con el ya expuesto en el día de ayer por el Consejo de Enfermería de la Comunidad Valenciana (CECOVA), con lo que no se puede decir que sea una impresión o percepción aislada.

Las profesiones también tienen género y sufren las desigualdades derivadas de su condición. Como experta en igualdad debería tenerlo en cuenta para no contribuir con sus decisiones al acoso e invisibilidad de una profesión como la enfermera, lo que le hace cómplice del mismo.

            En fin, Consellera mal inicio para tantas esperanzas como teníamos en esta nueva etapa. Lástima que hayan sido tan efímeras y que la decepción nuevamente nos haya situado en la triste y terca realidad que se obstinan en no querer cambiar.

            Desde AEC queremos trasladarle nuestra más enérgica discrepancia con sus decisiones y, sobre todo, en cómo se han llevado a cabo, sin contar con la voz de una parte tan numerosa e importante como la de las enfermeras.

            A pesar de todo, nuestra apuesta por un cambio real y efectivo sigue viva y le trasladamos nuestra disposición a analizar, reflexionar y debatir propuestas, estrategias y políticas para lograr una salud comunitaria y Pública verdaderamente universal y accesible para todas/os.

            Esperando poder hacerlo personalmente en breve, reciba un cordial saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *