LAUDATIO A Mª PAZ MOMPART GARCÍA

Loading Likes...

Laudatio pronunciada con motivo de la Recepción y Nombramiento de Mª Paz Mompart García como Académica de Honor de la Academia de Enfermería de la Comunitat Valenciana el 22 de noviembre de 2018 en el Auditorio del Jardín Botánico de València.

La verdad es que resulta difícil presentar a la Profesora Mompart. No porque no haya méritos, aportaciones, referencias o acciones que aportar, sino precisamente por todo lo contrario. Porque su bagaje es tan amplio e importante que no sé muy bien si sabré condensarlo, ordenarlo y presentarlo en su justa y necesaria medida. Pero precisamente ese es el cometido que se me ha encomendado y al tenerlo que hacer como laudatio, es decir, como elogio que originalmente era entendido como panegírico en honor de una persona, me hace sentir mejor por cuanto es algo que no tan solo me anima sino me agrada.

El término referente suele aprovecharse para nombrar a quien sobresale y es, por lo tanto, un exponente o un símbolo dentro de un determinado ámbito. Y por ello no cabe duda de que la Profesora Mompart es un referente de la Enfermería tanto en España como en Latinoamérica. Y lo es, más allá de que se quiera glosar su figura en un acto tan protocolario, académico y formal como este, porque la Enfermería necesita tener referentes como ella. Referentes que vayan más allá de lo simbólico para situarse en lo concreto, práctico y pragmático. Y los necesita no porque no los tenga, sino porque no los ostenta, presenta y respeta. Y considero que este es un foro y un acto adecuados para, reivindicarlo, hacerlo y consolidarlo. Porque una disciplina sin referentes no puede considerarse una disciplina científica, académica, seria y rigurosa. Y este acto precisamente lo que hoy presenta y quiere representar es todo esto a través de la Academia de Enfermería de la CV.

Dicho lo cual me permite presentar de manera diferente al simple relato curricular a la Profesora Mompart. Porque ya no es tan importante, que lo es, lo hecho y aportado, como lo que ha significado, significa y significará para la Enfermería. De esta manera la Laudatio que ahora presento lo es tanto para la protagonista de la misma como para la Enfermería a la que ha nutrido como referente.

La Profesora Mompart es enfermera, más allá de los títulos nacionales e internacionales que se lo reconocen con diferentes y no siempre acertadas denominaciones y es también Licenciada en Humanidades. Así mismo es Máster en Investigación Cualitativa en Salud y Especialista en Administración de Servicios de Enfermería, y una amplia formación de posgrado en gestión y docencia fundamentalmente.

Su actividad laboral se ha desarrollado fundamentalmente entre los ámbitos de la gestión y de la docencia o en una combinación de ambos tanto en el contexto sanitario como en el docente en los que ha ocupado destacados puestos de responsabilidad.

Más allá de su amplísima producción científica a través de publicaciones en revistas nacionales e internacionales y de su participación como Ponente en Congresos igualmente Nacionales e Internacionales, así como sus investigaciones, quisiera destacar en esta ocasión, el papel que la Profesora Mompart tuvo en el proceso de transformación de los estudios de Enfermería en universitarios y del que precisamente el año pasado se cumplieron 40 años.

Trabajando como Supervisora General de la Clínica Puerta de Hierro de Madrid se publicó la Ley General de Educación de 1971. En ese momento La CPH era un hospital moderno (creado en 1964), con vocación docente, vinculado a la Universidad Autónoma de Madrid y con un sistema MIR, creado por el Profesor Segovia de Arana, su director. En ese contexto de educación, desde la dirección del hospital se pensó que la formación debía incluir a las enfermeras y se decidió crear una Escuela de ATS innovadora y adecuada a las necesidades del momento. Al estar el proyecto estrechamente ligado al hospital, se pensó que lo más oportuno era que la dirección de la escuela (Jefatura, se denominaba) recayera en una enfermera del propio hospital que hubiese demostrado interés por la enseñanza a través de la organización de actividades relacionadas (cursos, encuentros, etc.) Así llegó a la dirección del proyecto, la Profesora Mompart García, que se iniciaba en 1972 desde la búsqueda de locales, la selección de profesorado y el diseño del plan de estudios.

Pese a la bisoñez en materia educativa de todas las profesoras que se integraron en el proyecto y probablemente debido al buen nombre que se había labrado el servicio de enfermería de la CPH, liderado por María Caballero, Milagros Segura y Mª Paz Mompart, la Escuela de ATS se convirtió en poco tiempo en un referente para las demás escuelas del INSALUD, convirtiéndose en centro de reuniones y debate sobre los diversos aspectos de la enseñanza, ligados a la situación derivada de la Ley de Educación. Ello hizo que el equipo, liderado por la Profesora Mompart, propusiese, en 1974, al Colegio de Enfermeras de Madrid, la creación de una Comisión de Estudios que agrupara a todos los centros del distrito universitario (que entonces incluía a algunas de Castilla-La Mancha y Castilla y León, como Cuenca, Segovia, Ciudad Real, Talavera de la Reina…) la Profesora Mompart, ocupó desde el comienzo de esta Comisión el puesto de Secretaria y propuso en 1975 la creación de una Comisión Nacional que integrase a representantes de diversas escuelas públicas y privadas de todo el país, en la que también fue elegida como Secretaria (en estas Comisiones no había presidencia, que se reservaba protocolariamente a una representante del Consejo General de ATS Femeninos). La Comisión se reunía frecuentemente y asesoraba al Consejo en las reivindicaciones hacia la integración en la universidad, manteniendo además una línea de información a todas las escuelas, mediante circulares y reuniones.

En el turbulento entorno de los años 1975 a 1977 se produjeron diversas movilizaciones, reuniones y debates que confluyeron en la consecución de la integración en la universidad de los estudios de ATS como Diplomatura en Enfermería. A raíz de este acontecimiento y previendo la necesidad de elaborar un plan de estudios, la Profesora Mompart, propuso la realización de una Asamblea General de Escuelas a primeros del mes de septiembre para elegir una nueva Comisión, en la cual ocupó nuevamente el puesto de Secretaria. Como tal, asistió a las reuniones que se mantuvieron tanto con las autoridades educativas como con el grupo de expertos (todos catedráticos de Medicina) creado por el Ministerio de Educación para orientar las directrices. Finalizaron el trabajo con la presentación, el 23 de septiembre de 1977, del proyecto de directrices de plan de estudios que fue aprobado por los expertos y el Ministerio sin prácticamente modificaciones.

Desde la elegida Comisión de Estudios, siguieron colaborando con las escuelas en la puesta en marcha del plan y en la adaptación de las estructuras a las “novedades” universitarias. Varias docentes que habían entablado conocimiento mutuo en las labores de redacción de las directrices del plan de estudios consideraron la necesidad de mantener un grupo orientador del trabajo en las escuelas. Después de meses de reuniones y encuentros, celebrados en Zaragoza, a mitad de camino entre Madrid y Barcelona, que eran los lugares de procedencia de la mayoría de miembros, decidieron fundar la Asociación Española de Enfermería Docente (AEED), a finales de 1978. La Profesora Mompart ocupó el puesto de Vicepresidenta en la primera Junta Directiva y pasó a ser elegida Presidenta en 1980, cargo que ocuparía hasta 1991, en sucesivas elecciones. La Junta trabajó colegiadamente y emprendieron algunas acciones que serían relevantes, en las cuales la Profesora Mompart, como Presidenta e impulsora de algunas de ellas, lideraba un equipo formado por Rosa Mª Alberdi, Rosa Blasco, Pilar Antón, Catalina García Martín-Caro, Pilar Arroyo, Milagros Herrero, Milagros Segura, Carmen Navarro, Anna Roigé, actualmente referentes indiscutibles de la enfermería española, y otras enfermeras destacadas que se fueron incorporando a lo largo de los años en que permaneció como presidenta.

Desde la Presidencia de la AEED llevó a cabo importantísimas acciones que sirvieron de referencia indiscutible para el desarrollo de los recientes estudios universitarios.

Así mismo, la Profesora Mompart, participó activamente desde el principio de la idea del Curso de nivelación que se estableció como requisito para convalidar los títulos de ATS a Diplomados Universitarios de Enfermería en que se habían convertido con la reciente incorporación en la Universidad. Colaboró en la redacción de algunos de los textos y cuando se concretó definitivamente como una estructura de la UNED fue nombrada Secretaria y posteriormente Directora. En el Cuso se lleva a cabo por primera vez una labor de formación a distancia para enfermeras, que les hace obtener el título universitario, es decir, cambiar su nivel académico. En los primeros diez años de funcionamiento se “nivelaron” cerca de 80.000 enfermeras y como Directora, coordinó la labor del equipo docente y administrativo central (12 profesores, 15 PAS) así como de las más de 30 Escuelas constituidas en centros colaboradores de la UNED, en una experiencia pionera en el mundo educativo universitario español.

En este recorrido comprimido y posiblemente falto de detalles destacados de un proceso tan significativo como trascendente para la Enfermería española tuvo un papel destacado la Profesora Mª Paz Mompart García, quien con su tesón, implicación, motivación, conocimientos y capacidad de liderazgo logró conformar un equipo de grandes profesionales que trabajó intensamente hasta lograr el objetivo de que los estudios de Enfermería se incorporasen definitivamente en la Universidad, lo que, sin duda, propició el primer paso para lograr el actual desarrollo disciplinar.

Lo que sigue todos lo conocemos y muchos de los aquí presentes nos pudimos incorporar con mayor o menor implicación en su evolución, pero esa incorporación fue posible gracias al impulso que de manera decidida, eficaz y brillante habían dado un grupo de enfermeras lideradas por la Profesora Mompart, quien, lejos de abandonar por considerar que ya había contribuido bastante con lo realizado y contado, continuó su incansable trabajo de liderazgo en el proceso de consolidación y de máximo desarrollo de los estudios de enfermería como finalmente se logró. Y que persiste a través del constituido Grupo 40 que lidera junto a destacadas enfermeras referentes como la Dra Alberdi Castell, la Dra. Santotomás, la Doctora Ferrer Ferrandiz, la Profesora Cuxart Ainaud o el Dr. Megías Lizancos, con quienes continua avanzando en la visibilización enfermera a través de diferentes acciones.

Así pues me atrevo a decir que posiblemente hoy no estaríamos aquí presentando la Academia de Enfermería de la CV si la Profesora Mompart no hubiese tenido el coraje, la fuerza, el compromiso, la implicación, pero sobre todo la convicción, de que esto era no tan solo posible sino necesario.

La Historia, de manera muy concreta podemos definirla como la sucesión de sucesos sucedidos sucesivamente. Pero dichos sucesos, sin duda, tan solo acontecen y suceden gracias a referentes como la Profesora Mompart que hacen posible reescribir dicha historia como legado para futuras generaciones que, más allá de contemplarla como un mero relato del pasado, deben identificarla, interiorizarla y quererla como parte viva de su propio recorrido como enfermeras. Se dice también, que la historia pone a cada cual en su sitio. Lo que sucede es que la Historia no siempre lo hace con los tiempos deseados ni tan siquiera muchas veces los más oportunos y por eso está bien que nosotros como académicos contribuyamos y ayudemos a que la Historia sea Presente y el Presente sea generoso con quien lo ha sido para la Enfermería y para las enfermeras, como es el caso de la Profesora Mompart.

Para acabar quisiera hacerlo con un poema de otra destacada referente enfermera como es la Dra. Rosamaría Alberdi, que considero resume de manera perfecta, al tiempo que muy bella, la actitud, inquietud y valentía, no exenta de temor aunque pueda parecer paradójico, de quien, no tan solo es enfermera sino que se siente y nos hace sentir a quienes lo somos como tales, la Profesora, compañera, amiga y ahora también académica de honor de esta Academia de Enfermería de la CV, Mª Paz Mompart García.

Hay puertas

que da miedo abrir:

porque no queremos ver

lo que cierran o

porque sabemos que

no podremos volver a cerrar

 

A mí, me asustan especialmente

las últimas:

por eso encuentro tantas

y las abro casi todas.

                        La conciencia del fuego (2018).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *