CUIDADOS PROFESIONALES ENFERMEROS ENCUENTROS EN LA TERCERA FASE

Loading Likes...

Para Assis do Carmo

Gran enfermero, mejor persona

 

En 1977 Steven Spielverg, adelantándose a su tiempo filmaba la que para muchos es una de las obras maestras de la ciencia ficción, Encuentros en la 3ª fase.

Muchos no saben de dónde viene el nombre de la película, y de hecho en el filme no se explica, pero está sacado de las investigaciones del doctor Allen Hynek[1] sobre los OVNIS. Según Hynek, que tiene un cameo en el filme, existe una clasificación. La fase 1 significa ver un OVNI en el cielo. La fase 2, tener una evidencia física. La fase 3 es la que supone tener un contacto directo con un extraterrestre. Los que hayan visto el filme ya sabrán por qué.

Tomando como referencia tan mítica película voy a tratar de establecer cierta semblanza con las fases descritas por el Dr. Hynek, en relación a lo que este fenómeno de la pandemia ha supuesto para las enfermeras y los cuidados profesionales enfermeros.

En una primera fase algunas enfermeras, una pocas, vieron en la pandemia una oportunidad para poder demostrar lo que los cuidados profesionales enfermeros podían aportar a una situación tan grave como la que se iniciaba y que iba a suponer una dura prueba para todos/as y muy especialmente para las/os profesionales sanitarias/os.

Sin embargo, como ocurre con el avistamiento de los OVNI (Objetos Voladores No Identificados), dicha percepción no fue creída ni tan siquiera creíble por parte de la mayoría de las enfermeras, más preocupadas por mantener su integridad ante la falta de equipos de protección y la escasez de personal y por atender de la mejor manera posible a las personas infectadas, que por la posibilidad de hacer visible su aportación específica de cuidados. Si a esto añadimos que la identificación como héroes/heroínas supuso, al menos inicialmente, una sorpresa por lo que de reconocimiento y valoración suponía, podemos entender que lejos de identificar la Observación Valorativa Necesariamente Identificable (OVNI) de los cuidados, estos quedaron nuevamente invisibilizados, o cuanto menos, ocultos, entre la maraña de secuencias, experiencias, vivencias… de incertidumbre, dolor y sufrimiento que la COVID-19 dejaba a su paso.

Los respiradores, los hospitales de campaña, los EPI, las medidas de prevención, las muertes y contagios masivos… impedían atender y entender el discurso de esas pocas enfermeras que estaban convencidas de la importancia de los OVNI avistados. Tanto es así que la insistencia en querer convencer a sus compañeras de tan importante descubrimiento hizo que incluso fuesen identificadas como raras o fuera de lugar. La técnica, nuevamente había logrado acaparar la atención en exclusiva y con ello desviar la atención de otras posibles alternativas, lo que prácticamente hacía imposible la identificación de los OVNI.

La pandemia no daba tregua y la cada vez más importante demanda de atención de unas personas que se veían privadas, no tan solo de su salud, sino de su entorno y, lo más importante, de sus seres queridos que, por seguridad, debían permanecer alejados de ellas. De tal manera que a la incertidumbre por lo que le sucedía se añadía la soledad en un entorno hostil y generador de ansiedad, cuando no de miedo. En esos momentos empezaron a tomar clara evidencia física los cuidados. No tanto porque las enfermeras los identificasen, sino porque las personas aisladas los reclamaron y fue en ese momento donde se produjo el encuentro con los OVNI de los cuidados. Por una parte, las personas aisladas de sus familias, lograron paliar sus miedos y ansiedad a través de los cuidados que recibían de las enfermeras que les atendían. Por su parte, las enfermeras identificaron el efecto terapéutico de sus cuidados profesionales al sacarlos del limitado círculo de lo afectivo, doméstico y privado e identificar las posibilidades de realización con que contaban al prestar dichos cuidados. Ese encuentro físico, pero también psicológico, social y espiritual, logrado a través de los cuidados enfermeros mediante la combinación de ciencia, humanización y técnica, permitió la identificación y, lo que es más importante, la valoración por ambas partes de los OVNI que hasta entonces habían permanecido ignorados.

La rebeldía a la consideración de heroínas/héroes, que inicialmente había sido aceptado con cierta satisfacción, al alimentar los egos individuales y colectivos, fue consecuencia también de los encuentros en esta segunda fase de la evidencia del cuidado. No se trataba de poderes sobrenaturales ni extraordinarios, sino de la fuerza del cuidado. Algo que no viene determinado por radiaciones, mutaciones o poderes especiales, sino por la importancia de ser y sentirse enfermera y ser capaz de identificar el valor de su aportación y los efectos que la misma tiene y es sentida por quien la recibe.

Sin embargo, los medios de comunicación, tan proclives al alarmismo y al sensacionalismo fáciles y rentistas, no se hacían eco del avistamiento de los OVNI, inmersos como estaban en el despliegue bélico que habían asumido como escenario contra el virus. Bastante hacían tratando de corregir su exclusiva denominación médica para sustituirla con esfuerzos, no exentos de constantes errores, olvidos o simplemente ignorancia, por la de profesionales sanitarias/os, pero incapaces de identificar la aportación específica de las enfermeras e integrándola como parte de la habitualmente denominada y difundida asistencia médica.

Por su parte, las/os políticas/os bastante tenían con tratar de no cometer errores, en unos casos, o identificar, manipular o inventar errores cometidos por los otros con el fin de lograr beneficio de los mismos, como para fijarse en lo que las/os profesionales sanitarias/os hacían o aportaban. Con sumarse al apoyo social y escenificarlo en los medios ya cubrían el expediente.

Así las cosas, los OVNI, continuaban siendo cosa de visionarios/as sin traslado real al ámbito mediático, político ni tan siquiera institucional. Es decir, los cuidados seguían sin identificarse ni valorarse. Tan solo se reconocía la entrega, no así lo entregado.

Pero la pandemia, a pesar de su aparente remisión, continua entre nosotros como ese gran invasor que no se ve, pero se percibe el peligro que comporta. El descenso de muertes, de contagios, de ingresos hospitalarios e incluso de los aplausos que diariamente jaleaban a las/os profesionales sanitarias/os, no impidieron que los OVNI identificados por muy pocas enfermeras e incluso ciudadanas/os en la primera fase y reconocidos en la segunda de manera mucho más numerosa, trascendiese a los ámbitos en los que debe ser reconocido y valorado sino quiere quedar archivado como algo no comprobable, como sucede habitualmente con los avistamientos de Objetos Volantes No Identificables (OVNI), que acaban en carpetas con el sello cinematográfico y efectista de TOP SECRET, que es tanto como decir que nadie sepa de que se trata.

Pero la tercera fase ya está próxima, y en ella los OVNI de los cuidados necesitan contactar con todos quienes, hasta el momento, no tan solo no los han identificado ni valorado, sino que los han negado sistemáticamente al ignorarlos.

La Pandemia ha dejado tras de si muerte, dolor y sufrimiento. Pero deja un panorama de futuro a corto y medio plazo de una nueva incertidumbre ante las secuelas que provocará en las personas, las familias y la comunidad como efectos colaterales que no sabemos, aunque sospechamos, cómo se comportarán ni en qué medida afectarán a la salud. Pero sin duda, lo que más falta va a hacer en esta tercera fase es acabar con la incredulidad, la ignorancia, la negación, la desvalorización de algo tan evidente ya como la necesidad de los cuidados profesionales enfermeros. Deben, por tanto, pasar de ser Observaciones Valorativas Necesariamente Identificables (OVNI) a ser Obvios Vitales, Necesarios e Imprescindibles en cualquier ámbito profesional, social, mediático o político.

La tercera fase se concreta en un contexto de cuidados en el que las enfermeras y los cuidados profesionales que prestamos, deben lograr conectar de manera definitiva con la sociedad. Resulta imprescindible, no tan solo que sean identificados, sino que sean entendidos, reconocidos y valorados como sucede en la película de Spielverg. Pero a diferencia de los extraterrestres de la película, las enfermeras tenemos un lenguaje mucho más complejo, y a la vez entendible, que la simplona melodía utilizada para comunicarse con la ciudadanía en la película. Nuestro lenguaje es el de la proximidad, el gesto, la mirada, la empatía, la escucha activa…que conecta con los sentimientos y las emociones de las personas en cualquier momento de su ciclo vital con el fin de afrontar las situaciones de salud y enfermedad con responsabilidad, autonomía y libertad. Un lenguaje que puede parecer sencillo, pero que tiene una enorme complejidad que tan solo las enfermeras saben entender y hacer entender.

Si en estos encuentros en la tercera fase somos capaces, finalmente, de conseguir que se deje de negar la evidencia de la importancia de los cuidados profesionales enfermeros. Si se logra entender que técnica y cuidados no tan solo son compatibles, sino que resulta imprescindible su asociación. Si abandonamos la creencia de que los cuidados no aportan valor a la atención. Si erradicamos la dicotomía curar – cuidar, para pasar a hablar de atención en la que tienen cabida ambos conceptos desde la técnica y desde el cuidado. Si conseguimos que se valoren los cuidados profesionales enfermeros por lo que realmente aportan a la salud de las personas y no a lo que social y culturalmente se asocian en forma de tópicos y estereotipos… entonces, posiblemente, logremos que en la nave en la que viajan, el Sistema Nacional de Salud, sean identificados y valorados, al menos, de igual manera a como se hace con una pastilla, una técnica, una vacuna o un diagnóstico médico.

Finalmente, se trata de una convivencia con los cuidados que permita una atención integral, integrada e integradora y no de una asistencia fragmentada, atomizada y despersonalizada, por mucho que se pretenda humanizar.

No estamos solos. Los cuidados profesionales enfermeros han venido para quedarse. No permitamos que vuelvan a irse, ocultarse u olvidarse. Posiblemente no haya 4ª fase.

 

[1] Josef Allen Hynek (1 de mayo de 1910 – 27 de abril de 1986) fue un astrofísico, profesor y ufólogo estadounidense.