DE QATAR Y SANIDAD Goles y cuidados

“Al poder le ocurre como al nogal, no deja crecer nada bajo su sombra.”

Antonio Gala[1].

 

Todas las miradas se dirigen a un mismo punto estos días. El Campeonato del Mundo de Fútbol de Qatar acapara la atención y la emoción de millones de personas de todo el planeta.

Las protestas en sus muy diversas formas de manifestación, las declaraciones, los posicionamientos, las actitudes… permitidas, más como forma de desmarcarse de culpabilidad que como convicción de quienes participan directamente en el evento “deportivo” o de quienes lo hacen como espectadores del mismo, no limitan ni un ápice la atención que en ese acontecimiento y en ese país se deposita desde que se inició con la escenificación de una libertad y un respeto que tan solo se quedó en el guion impostado e interpretado sobre el césped y que daría paso posterior al juego de un deporte que es capaz de hacer olvidar o, cuanto menos ocultar, las miserias de un régimen totalitario que vulnera sistemáticamente los derechos humanos. Pero en el fútbol parece valer todo. Al fin y al cabo, la pela es la pela como dicta el tópico catalán.

Nadie puede decir que no se supiese cómo se las gastan en tan exclusivo país. Lo mismo que a nadie se le escapa como manejan el dinero en ese mismo lugar. Se eligió obviar lo que se hace, en favor de conseguir un beneficio económico que trasciende en mucho al deportivo por mucho fair play que se quiera vender y por mucho que se quiera engañar con que el negocio disfrazado de espectáculo contribuirá a que se respeten los derechos humanos de su población, sobre todo de aquella que no es masculina y heterosexual. Todo un alarde de machismo y de testosterona futbolística que, no nos equivoquemos, ha contado y cuenta con el beneplácito de todos los gobiernos cuyos equipos participan en el campeonato a través de su silencio o de su débil y velada protesta. A partir de ahí, todo lo demás, son declaraciones de intenciones, eufemismos, hipérboles y anacronismos dialécticos que tratan de enmascarar o maquillar una realidad que se impone a cualquier intento que en este sentido se haga. Por lo tanto, nadie queda exento de culpa en este circo mediático que sitúa a un país totalitario y criminal como ejemplo ante el resto del mundo. No todo debería valer en el fútbol y en el negocio que el mismo representa y que pierde todos sus valores al prestarse a este triste espectáculo de tolerancia y enmascaramiento de una dictadura.

Puede parecer que lo dicho hasta ahora no tenga relación alguna con la enfermería o las enfermeras. Sin embargo, voy a tratar de establecer una analogía que no pretendo situarla al mismo nivel de lo expuesto, pero que considero guarda cierto paralelismo que, al menos desde mi punto de vista, ni es despreciable ni es menor.

Me voy a centrar exclusivamente, aunque hay otras muchas actitudes y conductas a los que poder hacer referencia, en los comportamientos de injerencia, abuso, invasión y falta de respeto profesional y científico que determinados colectivos vienen llevando a cabo desde el poder disciplinar que se otorgan a sí mismos y del económico y mediático que han logrado alcanzar como consecuencia del poder ejercido y que ha sido respaldado y reforzado en gran medida política, gerencial y socialmente hasta alcanzar grados de inmunidad absoluta ante cualquier deseo que planteen de seguir aumentando su ego, su poder y su exclusividad en torno a la sanidad y lo que la misma supone para sus intereses de negocio, en muchas ocasiones.

Para lograrlo no tienen reparo alguno en someter, despreciar, minusvalorar, ignorar, atacar… a otras disciplinas que consideran siempre menores y tan solo contemplan como subsidiarias a su actividad exclusiva y excluyente. Mientras se sometan a sus intereses y puedan limitar, controlar y recortar sus competencias por considerarlas peligrosas a sus intereses corporativistas, pueden subsistir, aunque la convivencia sea de sometimiento y obediencia hacia quienes, según sus parámetros, son inferiores y por tanto no pueden avanzar para situarse a un mismo nivel que el de quienes ejercen la dictadura disciplinar.

Sin embargo, el conocimiento y las evidencias científicas, que consideran exclusivas de sus disciplinas, ponen de manifiesto que no tan solo las consideradas disciplinas inferiores no lo son, sino que además sus aportaciones aportan un gran valor a la salud de las personas, las familias y la comunidad, desde un paradigma propio que se sustenta en teorías y conocimientos propios de su ciencia y disciplina, lo que significa que no requieren de la tutela y aprobación de quienes las consideran una rama, en el mejor de los casos, de su autocracia disciplinar.

Ante esta realidad que niegan, como hacen los negacionistas del cambio climático, de la violencia de género o de las vacunas, y una vez perdido el control que ejercían sobre ellas, deciden cambiar de estrategia y plantear una invasión de competencias específicas y de identidad sobre las, a su vista y criterio, insurgentes profesionales que siguen contemplando como inferiores y como subsidiarias de su actividad. Aunque lo que pretenden conquistar por la fuerza de su poder ni les interese realmente, ni sepan cómo afrontarlo y manejarlo, ni tengan intención de incorporarlo en su actividad profesional. Se trata tan solo de debilitar a quienes han osado creerse con autoridad para decidir sin su consentimiento y a no obedecer sus dictados dogmáticos.

Los cuidados durante mucho tiempo han estado relegados al ámbito doméstico y a la mujer exclusivamente. Las enfermeras, sobre todo con su incorporación a la universidad, lograron dignificar y dotar de contenido científico a los cuidados profesionales que prestan y que suponen su principal seña de identidad, lo que supuso un cambio sustancial en cuanto al valor que los mismos tienen para la salud de las personas, las familias y la comunidad y la referencia que de los mismos tiene tanto la comunidad científica como la sociedad en general, aunque sea por conceptos diferentes como es lógico.

Dicha valoración, que ha sido progresiva acaba por constituir los cuidados profesionales enfermeros como un bien intrínseco, es decir, aquello que las enfermeras y solamente las enfermeras son competentes y están capacitadas para hacer y ofrecer, de tal manera que el cuidado profesional queda claramente diferenciado del cuidado no profesional sin que ello signifique, en ningún caso, que existan cuidados de mayor o menor valor. Simplemente son cuidados que tienen una dimensión diferente pero que ostentan una gran importancia e impacto en la salud de las personas, las familias y la comunidad.

Pero precisamente esta valoración de los cuidados profesionales enfermeros por parte, fundamentalmente, de la sociedad es lo que dispara, en primer lugar, el interés general de todo aquello que tenga que ver con los cuidados o por decirlo de otra forma, todo parece tener relación con los cuidados. De tal manera que podemos identificar claramente como actualmente toda cuida. El champú, el detergente, los yogures, las cremas de belleza, hasta los anuncios… todo aporta cuidados.

De tal manera que, como suele ser costumbre también en nuestra sociedad, se establece un efecto pendular por el que se pasa de una situación extrema, la desvalorización general de los cuidados, a la contraria que supone la valoración máxima de los cuidados por parte de todo y de todos. Aunque, también es cierto, que en este recorrido se elimina la necesaria reflexión sobre lo que son, significan y aportan los cuidados en función de que estos sean profesionales o no.

Ante esta situación de crédito y valor superior que adquieren los cuidados en general, pero muy en particular los cuidados profesionales enfermeros y de manera muy especial tras la pandemia, por razones obvias derivadas de los procesos de soledad, aislamiento, sufrimiento y muerte ocasionados por la COVID, estos han sido no tan solo valorizados sino, lo que es más importante, significados e identificados con las enfermeras.

Ante esta situación a la que se suma la progresiva pérdida como referentes exclusivos de la salud, bueno de la enfermedad, que lograron establecer e interiorizar en la población, los médicos y los farmacéuticos identifican los cuidados como un claro objetivo a incorporar a su imagen. Otra cosa bien diferente es que lo hagan a su actividad diaria como clínicos o empresarios.

Hay que destacar que los cuidados no son, en ningún caso, patrimonio exclusivo de nadie, al ser patrimonio universal de la humanidad en tanto en cuanto todas/os estamos en disposición de cuidar y ser cuidados. Otra cosa bien diferente es lo que sucede con los cuidados profesionales. Los cuidados enfermeros lo son de las enfermeras y no pueden ni deben ser de nadie más que de las enfermeras que, además, siempre han sido identificadas como prestadoras de cuidados, incluso antes de que los cuidados tuviesen el respaldo científico con el que cuentan en la actualidad.

Ninguna organización sanitaria puede entenderse sin la presencia de los cuidados profesionales enfermeros que cabe recordar eran la base de gestión y organización de los hospitales antes de que los médicos los colonizasen como centros de su desarrollo científico profesional y cambiasen su organización a la existente en la actualidad en base a sus especialidades por órganos, aparatos o sistemas o las patologías que la alteración de estos provocan en las personas en sustitución de la división que existía por complejidad de cuidados. Por tanto, los cuidados, más allá de su importantísimo y necesario soporte y respaldo científico siempre han estado presentes y han sido fundamentales en la atención. Otra cuestión bien diferente es la visibilización y valoración que de los mismos se ha querido y permitido hacer por parte, tanto de los médicos que los han considerado como algo absolutamente residual y sin valor desde su perspectiva asistencialista curativa, como de los gestores, mayoritariamente médicos, de las organizaciones que nunca han contemplado su institucionalización en un modelo sanitario igualmente curativo y asistencialista.

A pesar de todo, los cuidados han prevalecido y con el soporte científico han logrado emerger y valorizarse como respuesta imprescindible de atencióon integral, integrada e integradora, a las necesidades de las personas tanto en la salud como en la enfermedad en cualquier momento de su ciclo vital.

Así podemos identificar, entre otros ejemplos, el permanente mensaje de cuidados trasladado desde las denominadas Farmacias Comunitarias que incorporan como reclamo publicitario para captar clientes y aumentar sus beneficios comerciales como empresa privada que son, por mucho que insistan en ser un Servicio Público, cuando realmente lo que hacen es prestar un Servicio Público en base al concierto establecido con los servicios de salud como empresa privada que son, que es bien diferente, al igual que sucede con los Taxis, por ejemplo.

Por su parte los médicos no han querido tampoco desaprovechar la oportunidad y recientemente el Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid (ICOMEM), ha constituido el Comité Científico de Cuidados para instaurar la cultura del cuidado en la sanidad madrileña[2].

Con independencia del interés, más o menos real o interesado y oportunista, de la medida lo que no deja de llamar la atención y provocar cuanto menos perplejidad es que el máximo órgano de representación médica se otorgue sin rubor alguno la capacidad, competencia y autoridad para instaurar la cultura del cuidado en la sanidad madrileña. Ellos que nunca han sido capaces de valorar ni poner en valor el cuidado que, desde siempre, han prestado las enfermeras a quienes hay que recordar han marcado estrechamente, incluso con demandas judiciales, por entender que se vulneraban o invadían sus competencias, de repente se conviertan en adalides del cuidado y defensores de su instauración en la cultura sanitaria.

Una Comisión que según sus propias palabras “hemos conformado un equipo amplio de aproximadamente quince profesionales, en su mayoría médicos, pero también tienen cabida otros profesionales que pueden aportar muchísimo, como psicólogos, enfermeras y profesionales de más disciplinas que se incorporarán en el futuro”. De todo lo cual cabe pensar sino habrá que darles las gracias, no tan solo por tal iniciativa, sino por la benevolencia en dar cabida a otros profesionales, como las enfermeras, que se dignan en reconocer podemos aportar muchísimo a su, por otra parte, magno conocimiento sobre cuidados que dan por sentado poseer tal como se desprende de tan maniqueas como sorprendentes declaraciones.

Ante estos hechos de clara, manifiesta, rotunda, descarada e incluso mezquina decisión sobre un aspecto de tanta relevancia, significado y referencia para las enfermeras, no podemos ni debemos permanecer impasibles. Menos aun cuando desde el Ministerio de Sanidad, por fin, se ha puesto en marcha la Estrategia de los Cuidados tan largamente esperada. Hacerlo es concederles el beneficio de la duda sobre su actuación y debe quedar claro que la misma no corresponde ni les corresponde desarrollarla, haciéndolo además con toda la parafernalia protocolaria y mediática que son capaces de movilizar para dejar constancia de su poder.

Pero mientras esto sucede quienes, entiendo, deberían dar respuesta inmediata, contundente y rigurosa, el Consejo General de Enfermería (CGE), se mantiene en el más absoluto de los silencios. Lo que, por otra parte, no es de extrañar que ocupados como están en dirimir las cuitas, venganzas, amenazas… derivadas de una gestión no tan solo nefasta sino sospechosa de ser delictiva, en los Tribunales, no les quede tiempo para ocuparse de lo que realmente debieran hacer.

El actual presidente del CGE hubiera actuado con coherencia y elegancia dando paso a otra persona dados los hechos a los que tenía que hacer frente y que le imputan directamente a él, de tal forma que su mente, su interés, su tiempo y su dedicación no se centren en defenderse, lo cual es legítimo siempre que lo haga a título personal, en lugar de defender a las enfermeras a las que teóricamente representa. Su imagen y la de las enfermeras hubieran salido beneficiadas.

Ante este panorama de indefensión en que nos dejan quienes nos representan, deberemos plantearnos qué hacer las enfermeras dada la gravedad de lo que está sucediendo a todos los niveles en el panorama social, político y sanitario de este país y que tanto impacto tiene en la imagen, valoración y competencia de las enfermeras.

Caer en la desidia, el conformismo o la indiferencia es tanto como aliarse con los planteamientos, las intenciones y los hechos que están planteando.

Como pasa con el mundial de fútbol que se está desarrollando en Qatar, en el que no todos son responsables ni tan siquiera comparten, tan desacertada decisión que tan solo obedece intereses económicos despreciando la defensa de los derechos humanos, en el tema que nos ocupa tampoco todos los farmacéuticos y médicos son partícipes ni comparten las decisiones apuntadas. Pero en ambos casos los máximos representantes del fútbol y de los farmacéuticos y médicos toman decisiones que se alejan del interés común por mejorar la salud de las personas, las familias y la comunidad para centrarse exclusivamente en los intereses económicos, corporativistas y de poder, aunque ello suponga la vulneración de derechos profesionales o la generación de conflictos.

Asistir como espectadores impasibles en ambos casos es preocupante. Hacerlo de manera entusiasta como si nada pasara amparándose en la pasión por un deporte o un equipo o de manera pasiva e irreflexiva como si nada fuese con o contra nosotras, es no ya preocupante sino alarmante.

Mirar hacia otro lado como si nada pasase no es la solución. Mirar de frente y abordar las situaciones no garantiza nada, pero al menos nos permite ser coherentes y partícipes de una posible y deseada, por complicada y compleja que pueda parecer, solución. El poder de quienes se sienten con derecho a hacer cualquier cosa con tal de garantizar su poder debe ser contestado y contrarrestado con la fuerza de la razón, de la sensatez y del respeto que ellos no tienen y niegan.

Ni los goles ni los cuidados deberían ser objeto de negocio ni de manipulación. No todo vale para ganar.

[1] Poeta, dramaturgo, novelista, guionista y articulista español (Brazatortas -Ciudad Real- 2 de octubre de 1930)​

[2] https://www.icomem.es/comunicacion/noticias/3982/El-ICOMEM-constituye-el-Comite-Cientifico-de-Cuidados-para-instaurar-la-cultura-del-cuidado-en-la-sanidad-madrilena?s=08

SERENDIPIA: PRUEBA EXTRAORDINARIA DE ACCESO A LA ESPECIALIDAD Y DÍA INTERNACIONAL DE ENFERMERÍA COMUNITARIA (DIEC)

“La casualidad es un desenlace, pero no una explicación”

Jacinto Benavente[1].

 

A quince días de cumplirse un año desde que se celebrara, el 11 de diciembre de 2021, la primera prueba extraordinaria de acceso a la especialidad de Enfermería Familiar y Comunitaria, tras más de diez años de demora, hoy día 26 de noviembre de 2022 ha sido el día elegido por los Ministerios de Sanidad y Universidades para celebrar la segunda prueba prevista en el Real Decreto de especialidades de enfermería de 2005.

Casi un año en el que las/os responsables ministeriales, no han tenido la voluntad política para resolver la situación de quienes aprobaron dicha prueba, tras la caótica organización de la misma, fraude incluido, y el lamentable contenido del mismo que llevó a que no la superara más del 60% de las enfermeras que lo realizaron. Todo un logro que sumar a la patética gestión que a lo largo de estos más de 10 años han llevado a cabo los diferentes equipos ministeriales en una aparente carrera por ver quién cometía más despropósitos.

Pero con ser lamentable lo dicho, lo que resulta ya patético y mezquino es el silencio que han establecido como única y escandalosa respuesta a cualquier petición de información que les ha sido trasladada por parte de sociedades científicas como la Asociación de Enfermería Comunitaria (AEC), que tanto ha hecho por la especialidad de Enfermería Familiar y Comunitaria y que nadie debe olvidar nunca, hoy es una realidad gracias a su trabajo, esfuerzo e implicación por lograrlo. El silencio, por tanto, tan solo refleja la mediocridad de los responsables políticos y su falta de respeto hacia las enfermeras comunitarias, cuando es una obligación institucional que han vulnerado de manera sistemática hasta convertirla en una norma de comportamiento.

Suelo decir siempre que las casualidades no existen y que todo tiene una clara causalidad que hay que identificar.

Sin embargo, y sin que sirva de precedente, considero que en el caso que hoy me ocupa, la casualidad o serendipia ha sido la razón de una decisión que de otra manera debiera ser aplaudida. Pero tratándose de quienes la han adoptado y en vista de los precedentes resulta meridianamente improbable, por no decir imposible, que tal decisión haya sido tomada por ninguna otra razón que no sea su propio interés.

Esto que comento viene a cuenta de que la fecha elegida para la realización de esta segunda prueba, 26 de noviembre, coincide con la fecha de constitución de la Asociación de Enfermería Comunitaria (AEC) según se recoge en su acta constitucional. Pero es que además, la fecha coincide con la celebración del Día Internacional de Enfermería Comunitaria (DIEC) que fue elegida e instaurada antes de que se conociese la convocatoria realzada por el Ministerio de Universidades.

Así pues, alguien podría pensar que o bien el Ministerio quiso hacer un guiño de complicidad con la AEC, y por tanto con las enfermeras comunitarias, o bien que la AEC quiso aprovechar la circunstancia de la convocatoria para hacerla coincidir con el DIEC. Pero ni en el primer supuesto es tan siquiera probable, pues no está el Ministerio por la labor de conocer la fecha fundacional de la AEC, ni el segundo supuesto es real ya que la AEC propuso la celebración del DIEC mucho antes de que se conociese la citada fecha de examen, tal como lo demuestra la petición de avales y apoyos a tal celebración que se emitió a organizaciones, instituciones y referentes profesionales que se enviaron cuando nadie conocía ni sospechaba siquiera la fecha de la prueba[2], [3].

Estamos por tanto ante una de esas coincidencias, en este caso temporal, que a lo largo de la historia se han producido y han sido consecuencia posterior de grandes descubrimientos o acontecimientos. No se trata, en el caso que nos ocupa, desde luego de un descubrimiento, a no ser que el Ministerio hubiese descubierto, también accidentalmente la fecha de constitución de la AEC y en un derroche de generosidad, igualmente improbable, hubiese hecho coincidir ambas fechas. Una cosa es la serendipia y otra bien diferente la utopía.

Pero sea como fuese lo bien cierto es que la coincidencia se ha dado y que por lo tanto debemos congratularnos de que en el DIEC, que por primera vez se celebra, se cierre una etapa que debe significar un antes y un después en la evolución de la enfermería comunitaria en general y de su especialidad en particular.

Tan solo cabe esperar que la organización de esta segunda prueba mejore con respecto a la primera, algo realmente sencillo visto lo visto, y que los resultados de quienes se presenten sean mucho más positivos que los obtenidos en la primera como consecuencia de su inexplicable contenido que se aleja claramente de la realidad práctica de la enfermería comunitaria. Y, por supuesto, esperando que el control que se ejerza garantice la igualdad de oportunidades que no se logró en la primera prueba al producirse vergonzosos casos de fraude inicialmente negados por el ministerio y que las evidencias obligaron a rectificar con muchos meses de retraso.

Salvado el último trámite que permite el acceso extraordinario a la especialidad de las enfermeras comunitarias que durante tantos años han estado trabajando como tales y, por tanto, se han ganado el derecho a acceder a la especialidad, esperamos que de una vez por todas el Ministerio desbloquee la concesión de la especialidad a quienes hayan superado alguna de las dos pruebas y por tanto puedan incorporarse de pleno derecho al acceso que desde los servicios de salud se haga de plazas de especialistas. No hacerlo añadiría un nuevo y patético despropósito al innumerable cúmulo de ellos que han ido sumando a lo largo de estos años.

Si finalmente se hacen realidad estos deseos, daríamos por bueno que hayamos tenido que aplazar la celebración del DIEC a otra fecha por respeto a todas las enfermeras que se presentan a la prueba y con el fin de poderlo celebrar como merece y corresponde a la Enfermería Comunitaria y a las enfermeras comunitarias.

La celebración oficial de este primer DIEC, se anunciará el próximo día 16 de diciembre en el marco del acto de entrega de premios de la Cátedra de Enfermería Familiar y Comunitaria que se desarrollará en la ciudad de Alicante y que será hecha pública por parte de su presidenta, la Dra. Mª Isabel Mármol López. Un marco inmejorable para tal anuncio que ya ha tenido su prólogo en la difusión de un vídeo a tal efecto[4].

Debemos pues congratularnos por la coincidencia, pero sobre todo, debemos hacerlo por la oportunidad que a partir de ahora se nos brinda de poder desarrollar nuestra aportación específica como enfermeras comunitarias, tanto si somos especialistas como si no lo somos, prestando unos cuidados profesionales cada vez de mayor calidad para contribuir con ello a mejorar y mantener la salud de las personas, las familias y la comunidad.

Estamos, además, ante un acontecimiento, el DIEC, que debe ir alcanzado cada vez mayor difusión y dimensión, al ser la expresión de una realidad profesional, pero también social, que debe ser reconocida y reconocible.

Una celebración de júbilo, de unidad y también, porque no, de reivindicación de aquellos aspectos científico profesionales que puedan mejorar nuestra aportación específica.

Un día que debe ser identificado y vivido desde la alegría de ser y sentirse enfermeras comunitarias, de ser referentes de salud para las personas, las familias y la comunidad, de ser partícipes en la toma de decisiones que permitan incorporar la salud en todas las políticas, de ser valedoras y defensoras de los derechos fundamentales de las personas, de la equidad, de la igualdad, de la accesibilidad… de ser identificado nuestro bien intrínseco a través de los cuidados prestados como aquello que las enfermeras comunitarias y solo nosotras somos capaces de ofrecer con garantía de calidad y calidez, de ser líderes transformadoras en, por y con la comunidad, de ser respetadas al tiempo que respetamos, de ser, en definitiva, identificadas como lo que somos, enfermeras comunitarias.

Una celebración que, como no puede ser de otra manera, debe ser participativa con la población a la que nos debemos y atendemos.

Una celebración de salud colectiva en la que celebremos logros compartidos e identifiquemos retos a alcanzar.

El día 26 de noviembre de cada año, por tanto, debe ser señalado en nuestros calendarios y en nuestras vidas, como un hito, como una conquista, como una realidad, pero también como un compromiso individual y colectivo por mejorar.

Tan solo me queda desear, a todas las enfermeras que se presentan hoy día 26 de noviembre a la prueba de acceso a la especialidad, el mejor resultado posible y deseable que, no es otro, que el de aprobarla y acceder finalmente a lo que es un derecho que no una concesión de nada ni de nadie.

Espero poder celebrar esto como una parte más de lo mucho que tenemos que compartir en el DIEC.

Deseo, por otra parte, poder celebrar también el cambio de actitud de unas/os responsables ministeriales que no merecemos, aunque para ello deberían contar con unas aptitudes y valores que no tengo claro posean, lo que nos lleva a tener que esperar que vengan otras/os que les releven y tengan mayor respeto y consideración hacia y con las enfermeras.

Como dice María Dueñas[5], “el reparto de talentos, siempre fue arbitrario, a nadie le dieron a elegir”, pero al menos sería deseable que quien tiene la capacidad de elegir, no lo haga dando responsabilidades a quienes en el reparto no les tocó talento. Realmente no lo tienen difícil dado el grado de irresponsabilidad alcanzado por los actuales inquilinos de los ministerios de sanidad y universidades. Tanta gloria lleven, aunque no la merezcan, como paz dejan, que si merecemos.

Ánimo y a por todas, os lo merecéis.

[1] Dramaturgo, director, guionista y productor de cine español. Prolífico autor teatral (1866-1954).

[2] https://www.enfermeriacomunitaria.org/web/attachments/article/3025/20221120_DIEC_CARTA.pdf

[3]https://www.enfermeriacomunitaria.org/web/attachments/article/3025/20221120_Listado%20Apoyos%20Internacionalizacio%CC%81n%20Di%CC%81a%20EFyC.pdf

[4] https://www.youtube.com/watch?v=Em8RHb3Ss5c

[5]  Escritora española (1964)

A VUELTAS CON LOS 10 MINUTOS Llueve sobre mojado y resbala

                                   

“Lo único que realmente nos pertenece es el tiempo. Incluso aquel que nada tiene, lo posee”

Baltasar Gracián[1].

 

Dicen que quien la persigue la consigue. Y precisamente eso es lo que parece que están haciendo de nuevo quienes desde un sindicato que recordemos no cuenta con el apoyo de ninguna otra organización sindical, está enarbolando la petición de 10 minutos por paciente como uno de sus principales argumentos para justificar la huelga de médicos y pediatras de Atención Primaria en Madrid.

No es nueva la supuesta reivindicación. Digo supuesta reivindicación, porque realmente no se sustenta ni ahora ni antes como justificación ni argumento que permita solucionar la grave crisis por la que atraviesa la Atención Primaria en Madrid. Porque hacer creer, a la ciudadanía, que el problema de la falta de calidad y calidez, de ineficacia e ineficiencia, de saturación, de listas de espera, de escasa actividad domiciliaria… es consecuencia de la falta de un tiempo estándar de 10 minutos por visita es, no tan solo, un argumento ausente de rigor sino también una visión victimista con clara intencionalidad de generar en la población que toda la culpa se debe a esa supuesta y sesgada información de falta de tiempo.

El tiempo, sin duda, es el recurso más valioso con el que contamos. Pero también es el recurso más igualitario que existe. Como dijera John Randolph[2] “el tiempo es a la vez el más valioso y el más perecedero de nuestros recursos”. Nadie tiene horas de 70 o 40 minutos, ni minutos de 30 u 80 segundos. El tiempo es igual para todos y, por tanto, su utilización obedece más a una gestión del mismo que a disponer de él, pues finalmente todas/os tenemos idéntica cantidad. La planificación y la priorización que se deriva de esta, supone la mejor manera de racionalizar el tiempo disponible.

La excusa de “no tengo tiempo” es tan solo eso, una excusa que trata de ocultar, enmascarar o sesgar la realidad, al no hacer un análisis serio sobre la actividad que se desarrolla y cómo se lleva a cabo.

Negarse a identificar que parte de la responsabilidad de esa supuesta falta de tiempo es imputable a la actitud paternalista, asistencialista, autoritaria con la que se presta asistencia, que no atención, generadora de dependencia como consecuencia de la poca o nula participación de las personas en la toma de decisiones y la consecuente ausencia de autogestión, autocontrol, autonomía y autocuidado, es poco serio e induce al engaño.

Erigirse como protagonistas exclusivos en la atención a la salud supone una anulación de la persona a la que supuestamente se atiende y la simulación y proyección de una imagen interesada, artificial y artificiosa de exclusividad que no responde a las necesidades sentidas y deja sin respuesta las demandas, verbalizadas o no, de las personas, las familias y la comunidad.

Pretender que alguien crea que la ración estándar de 10 minutos de tiempo de asistencia es el principal problema que justifica la crítica situación de la Atención Primaria madrileña, es un insulto a la inteligencia de la población a la que finalmente se dirige el mensaje con el fin de que se interiorice y sea aceptada como solución a la deficiente atención recibida.

Utilizar este argumento es un recurso fácil pero claramente falaz que tiene una muy poco recorrido y finalmente se volverá en contra de quienes lo usan y lanzan, de manera manifiestamente interesada y oportunista, al actuar como un boomerang que les reportará más daño que beneficio.

Pero a la falta de tiempo se añade otro argumento tan repetido como ausente de justificación, como es el de la falta de médicos, que traslada un mensaje de alarma y sensacionalismo con el objetivo de sumar aliados para su objetivo, ocultando con ello las verdaderas causas del caduco modelo que sigue impregnando el Sistema Nacional de Salud (SNS) en general y en particular el de la Atención Primaria, que ha involucionado claramente a tiempos anteriores al conocido como nuevo modelo que hizo posible Ernest Lluch ahora que se cumplen 20 años de su asesinato.

Somos el segundo país del mundo con mayor número de Facultades de Medicina, tan solo por detrás de Corea de Sur[3]. España cuenta, además, con más médicos que la mayoría de los países del mundo. En concreto, hay 4,33 médicos por cada 1.000 habitantes, por encima de la media de los países desarrollados agrupados en la OCDE (3,6), adelantando a estados como Italia (4,15), Australia (3,94), Islandia (3,93), Francia (3,37), Finlandia (3,33), Holanda (3,31), Canadá (2,8) o Japón (2,5). Lideran el ranking Grecia, Portugal, Noruega y Alemania, según el Global Health Security Index[4].

Estamos pues ante un discurso que los datos de organismos tan poco sospechosos como los descritos contradice y deja en evidencia. Que a pesar de ello se sigan utilizando de manera tan reiterada es una nueva muestra del nulo interés por resolver el problema del SNS al poner el foco casi de manera exclusiva en los intereses corporativistas que siendo legítimos no pueden o no deberían, al menos, priorizarse a las necesidades reales de cambio de modelo. Pero el problema, posiblemente esté ahí. Se quiere mantener un modelo creado a imagen y semejanza de su paradigma asistencialista y centrado en la enfermedad, resistiéndose a abandonarlo al ser aceptado como su zona de confort, aunque luego trasladen su disconfort.

Por lo dicho, lo que queda claro es que el problema no es ni de tiempo ni de falta de médicos, sino de planificación y organización, así como de interés por destruir un sistema público, universal y gratuito por parte de determinados responsables políticos.

Si a ello añadimos que quienes desde el Ministerio de Sanidad, que aún tiene las competencias de ordenación profesional, lejos de cumplir con ella, lo que hacen es justamente lo contrario, es decir, desordenar, se dan todos los elementos para propiciar una situación de desmotivación, falta de compromiso e implicación que se traduce en conflicto que, a su vez, es aprovechado para reclamar mejoras corporativistas alejadas del interés común.

Utilizar el éxito colectivo de una manifestación contra la política irracional del gobierno autónomo de Madrid en la que participaron de manera masiva, a pesar de los mezquinos intentos de descrédito vertidos por los dirigentes políticas/os, tanto ciudadanía como profesionales de todas las categorías y disciplinas, en beneficio propio, convocando una huelga en la que, lo que se reivindica es básicamente mejoras para los médicos, es una forma legal de protesta, pero es una forma muy discutible, ética y estéticamente, de afrontar un problema que va mucho más allá de sus peticiones laborales.

Huelga, por otra parte, que aparta el foco, sobre todo mediático, de los problemas de la Atención Primaria, para situarlo de manera casi exclusiva en los problemas de los médicos, desvirtuando en gran medida el problema fundamental, para situarlo en el problema accidental o circunstancial, que de solucionarse en ningún caso revertirá la situación crítica por la que atraviesa la Atención Primaria. Huelga que ya ha sido aprovechada para extenderse como una mancha de aceite por otras comunidades como Murcia, Cantabria… con idénticos planteamientos, en los que se refuerza la idea que la solución a los problemas de los médicos es la solución de la Atención Primaria.

Seguir creyendo y trasladando que son los protagonistas exclusivos del sistema y con ello despreciando o, cuanto menos, minusvalorando la aportación específica, necesaria y valiosa de otras/os profesionales conduce a adoptar personalismos que no contribuyen de manera alguna a solucionar los problemas y, por el contrario, suponen una huida hacia la sanidad privada de quienes tienen opción de pagarla, que se traduce en el mayor número de pólizas privadas de toda España en los últimos meses, lo que no deja de resultar paradójico pues en dichas empresas no parece existir ni falta de tiempo ni de médicos.

Su afán de notoriedad es insaciable y ante la posibilidad de que sean equiparadas las enfermeras y otras/os profesionales de la salud al nivel A1 que les corresponde, es decir que no se trata de una dádiva ni concesión sino una legítima modificación de una clara injusticia, la respuesta inmediata ha sido plantear un A1+ para estar por encima como el aceite y que sigan teniendo ese áurea de exclusividad que tanto les gusta. No sé si lo siguiente puede ser solicitar estrellas Michelín. Todo es posible.

Ni el aumento de médicos reclamado de manera lineal sin otro argumento que el número de personas por cupo, ni la reducción del número de personas a atender por día, son la solución a los gravísimos problemas de la Atención Primaria. No querer ver esta realidad es negar la evidencia y con ello engañarse y engañar a la sociedad que, además, ha votado mayoritariamente a quienes actúan con tal impunidad y desprecio ante un derecho fundamental como la salud.

No es mi intención, de ninguna manera, trasladar un mensaje de descrédito hacia los médicos como colectivo que entiendo y considero fundamental en la atención a las personas, las familias y la comunidad y que respeto profundamente, sino ante actitudes que nada tienen que ver con la defensa de la sanidad pública.

Sumarse a una reivindicación basada en premisas falsas y engañosas no es la mejor manera de ayudar a solucionar un problema tan grave como el que se ha generado de manera totalmente interesada por parte de quienes precisamente tienen la responsabilidad de velar por la salud de toda la población y no de los intereses mercantilistas de quienes se lucran con ella. Dejarse arrastrar por consignas tan llamativas como sensacionalistas, tan impactantes como alarmistas, tan ruidosas como engañosas, conduce a un callejón sin salida en el que posiblemente todos seamos atacados por la voracidad neoliberal de quienes han propiciado esta situación aparentemente límite pero que, sin embargo, no tiene límite. Es una trampa mortal que han tejido como si de una tela de araña se tratase, que tenemos que evitar y de la que debemos salir unidas/os y no divididas/os como tan bien han planificado para el logro de sus intereses.

La salud es demasiado importante como para ser patrimonio exclusivo, no ya tan solo de los médicos, sino de los profesionales de la salud en su conjunto. La salud es un bien, un derecho colectivo que debe ser entendido y atendido de manera participativa, consensuada e intersectorial trascendiendo a la imposición disciplinar. Las disciplinas y sus ciencias, conocimientos y competencias no pueden ni deben ser utilizadas como imperativos dogmáticos sino como acciones articuladas que contribuyan a la toma de decisiones y al respeto compartidos.

Por otra parte, el manoseado trabajo en equipo debe dejar de ser un mantra oportunista para convertirse en una realidad desde la que identificar el objetivo común en el que trabajar, más allá de los marcos competenciales de las disciplinas que configuran el equipo que provocan permanentes conflictos en base a recelos, desconfianza, y rechazo que paralizan e impiden la necesaria y deseada atención conjunta, coordinada, integral, integrada e integradora. Pero para lograrlo se requiere respeto de todas/os hacia todas/os y respeto al trabajo de todas/os, sabiendo y asumiendo que ninguno es más importante que el de otras/os y que sin la aportación específica de cada uno de los miembros el resultado final será deficiente.

Tan solo desde la defensa de una salud pública dinámica, participativa y ecléctica alejada de protagonismos inútiles que nos alejan de lo que debe ser nuestro máximo interés, la población a la que nos debemos, seremos capaces de ofrecer una atención como la que merecen y estamos obligados/as a prestar.

Las enfermeras, por su parte deben abandonar de una vez por todas su permanente victimismo lastimero y subsidiario para asumir el liderazgo de cuidados que les corresponde para responder a la demanda derivada de un contexto tan inestable como complicado del que no nos podemos abstraer. Abandonemos, así mismo, la errónea idea de que el Centro de Salud es nuestro hábitat natural convirtiéndolo en el nicho ecológico y la atalaya en donde nos refugiamos para no responder a lo que de nosotras se espera, trabajar en, para y con la comunidad, y que se traduce en una imagen cada vez más desdibujada e irreconocible que es aprovechada por quienes están al acecho de nuestras dejaciones. Asumamos la responsabilidad que nos corresponde y por la que debemos ser reconocidas y reconocibles y con ellas los riesgos que las mismas comportan, sin duda. Seguir esperando un respeto gratuito y graciable, ni es razonable ni justificable. El respeto se gana, no se otorga.

El liderazgo enfermero no supone en ningún caso ir contra ningún otro liderazgo. Se trata de ejercer un liderazgo enfermero y comunitario transformador Son liderazgos diferentes, no excluyentes y por tanto compatibles, que deben articularse para ayudar a afrontar los problemas de salud que van mucho más allá de la enfermedad y se sitúan en el equilibrio vital del día a día que requiere de recursos personales, familiares, sociales y comunitarios que contribuyan a dicho afrontamiento, tratando de alejarse al máximo de la innecesaria medicalización y aproximándose a los activos de salud que contribuyen a promover y mantener la salud individual y colectiva.

No es una cuestión de poderes. Es una cuestión de querer y poder hacer y dejar hacer sin imposiciones arbitrarias que limitan la toma de decisiones y esclavizan la voluntad de la ciudadanía.

Médicos, enfermeras, auxiliares, celadores, fisioterapeutas, matronas… todas/os debemos identificar cuál es nuestra responsabilidad social, profesional y personal desde el compromiso ético y estético con la salud comunitaria. Mientras no logremos esto ninguna reivindicación logará mejorar lo que se han encargado de destruir trasladando la señalización de la culpa, precisamente, hacia quienes debieran ser parte fundamental de la solución, las/os profesionales.

¿Tenemos tiempo y voluntad para reaccionar o continuamos con la cantinela de los 10 minutos? Porque llueve sobre mojado y resbala.

[1]Jesuita, escritor español del Siglo de Oro que cultivó la prosa didáctica y filosófica.

[2]Actor estadounidense de cine, teatro y televisión(1 de junio de 1915 – 24 de febrero de 2004).

[3]https://theobjective.com/sociedad/2022-11-19/no-faltan-medicos/?fbclid=IwAR1g8BVlbwZs3lTvZVJ0BJ55_WAn7BOcmQS8nzjOkSOX72_6RB8-Hgm186s#lapa7dlrqwbdm7ezp1k

[4]https://www.ghsindex.org/

MENTIRAS Y MEDIAS VERDADES Más de AYUda y SOcorro

“Hay que tener el valor de decir la verdad, sobre todo cuando se habla de la verdad.

Platón[1].

 

Últimamente estamos asistiendo a discursos en los que las mentiras o medias verdades desvirtúan, en la mayoría de las ocasiones de manera absolutamente interesada y premeditada, el mensaje que se quiere trasladar con el fin de confundir y manipular la información.

También se incorporan dichas mentiras o medias verdades como parte de la dialéctica del miedo, la falta de responsabilidad, la ausencia de sentimiento de pertenencia, la baja autoestima… que trasladan algunas enfermeras en sus manifestaciones, aunque también con sus actitudes.

Pero esa permanente falta de sinceridad o cuanto menos de aproximación a la verdad, es decir, a la realidad, no tan solo es patrimonio de quienes de una u otra forma emiten sus mensajes. El canal, tan necesario en comunicación, para que dichos mensajes lleguen a los receptores de la información, son sin duda otro elemento de distorsión no menos interesada y, oportunista que contribuye en gran medida a magnificar o minimizar, según el medio y su tendencia o dependencia, a deformar aquello que pasa, sucede o acontece y a visibilizar u ocultar a quienes protagonizan los hechos. Los medios de comunicación que tanto hablan de ética profesional, de transparencia, de rigor… se convierten en muchas ocasiones en los principales aliados de quienes utilizan la mentira o las medias verdades, propiciando a que lejos de contribuir a aclarar situaciones se potencie el conflicto, la confrontación y, lo que considero más peligroso, la desinformación de la población que, finalmente, es lo más importante y lo que mayor impacto tiene en el devenir de los acontecimientos que, por otra parte, supone que lejos de reportar algún tipo de solución o de beneficio para ella suponga justamente todo lo contrario, al poner el foco donde menos falta hace pero posiblemente donde más rentable resulta para lograr los famosos y tan deseados factores de impacto mediático.

En este panorama y centrándome en cómo y de qué manera influyen estas mentiras y medias verdades en las enfermeras es en lo que me voy a centrar.

Soy consciente de mi subjetividad, como la de cualquiera que piensa y opina, en un tema que sin duda me ocupa y preocupa como enfermera que soy. Pero también tengo plena convicción de que nada de lo que diga tiene intención alguna de engañar a nadie, ni tan siquiera a mi mismo con el objetivo de crear una realidad paralela a la que día a día vivimos y con la que nos encontramos con sorpresa e incredulidad. Trataré, por tanto, huir de sesgos y beneficios gratuitos hacia nada ni hacia nadie. En cualquier caso, todo cuanto diga quedará sujeto al necesario y sano análisis y debate de cualquier idea, comentario o aportación que realice. Esta es la grandeza de la comunicación libre, participativa y respetuosa que, lamentablemente, no siempre, o me atrevería a decir casi nunca, se produce ni tan siquiera se plantea, más allá de los intentos de espectáculos mediáticos a los que nos tienen acostumbrados.

No pretendo, por otra parte, hacer una revisión pretérita de hechos que en muchas ocasiones ya nadie, o muy pocos, recuerdan. Me centraré, por tanto, en aquellos de la más reciente actualidad que puedan servir de ejemplo sobre lo que hoy he decidido reflexionar y compartir.

Aún resuenan en nuestros oídos y se mantienen vivas en nuestras retinas, los sonidos y las imágenes de la gran manifestación llevada a cabo en Madrid con motivo de las reformas sanitarias que el gobierno autonómico de la Presidenta Ayuso está llevando a cabo y que como apuntaba en mi anterior entrada no deben ser entendidas en ningún caso como AYUda ni SOocorro, sino justamente todo lo contrario como muestra de su decidida apuesta por desmantelar la sanidad pública y, de paso, desprestigiar a sus profesionales.

Pues bien, debe quedarnos meridianamente claro a todas/os que nada de lo que se ha venido haciendo como aparente AYUda y SOcorro de la ciudadanía madrileña ha sido casual. Todo ha sido calculado al milímetro para trazar la hoja de ruta planificada. Es curioso porque en un país en el que los verbos dimitir y planificar se sabe que existen, pero raramente nadie, y menos las/os políticas/os, saben conjugar, se haya hecho una excepción para planificar minuciosamente este plan perverso contra la sanidad pública que, de paso, atenta contra la Salud Pública.

Ni el desmantelamiento previo de los servicios de urgencia con motivo de la pandemia, ni el supuesto restablecimiento de los mismos superada esta, fueron decisiones que obedeciesen a ninguna estrategia de mejora de la atención. En ambos casos son calculadas maniobras del plan de privatización en la que están trabajando utilizando para ello las mentiras y medias verdades para justificar sus mezquinas decisiones que, en una hipérbole manifiesta de la mentira, trasladan al declarar que Madrid dispone de la mejor sanidad pública de España. Pero con ser grave esto, lo verdaderamente maquiavélico es el cómo lo llevan a cabo. Para ello y sin rubor alguno deciden utilizar a las enfermeras como chivo expiatorio situándolas en el foco de toda la tensión provocada para atacar al sistema y a quienes identifican como sus protagonistas, los médicos.

Tanto el protocolo por el que se trasladaban competencias y responsabilidad a las enfermeras en ausencia de médicos en centros de salud, como dejar que las enfermeras sean las responsables de la atención a la urgencia en la decisión de maquillaje político por restablecer dichos servicios de urgencia, no responden a una clara convicción de la capacidad competencial que las enfermeras tienen para asumirlo con garantías. En absoluto. Lanzan el anzuelo con un envenenado cebo que consiste en que las enfermeras lo muerdan y queden presas y heridas.

Las enfermeras, al menos las que son entrevistadas y posteriormente difundidas sus declaraciones, asumen un discurso lastimero que traslada una inseguridad manifiesta en su capacidad de atender no tan solo la urgencia sino incluso la más elemental respuesta de afrontamiento ante la demanda trasladada. A ello se añade una petición de socorro y desamparo por no contar con la presencia de médicos sin los que transmiten no pueden actuar. Mensaje claro y contundente de subsidiariedad que cala en la población.

Con este mensaje las/os decisoras/es de AYUda y SOcorro logran un doble objetivo. Por una parte desvalorizar a las enfermeras al utilizar ese discurso lastimero como el principal argumento según el cual las enfermeras, que reclaman autonomía, no la quieren asumir cuando se les da la oportunidad de hacerlo y por tanto ese será precisamente lo que utilizarán como justificación a corto y medio plazo para no reconocer la aportación enfermera y limitar su desarrollo profesional. Por otra usar igualmente a las enfermeras para generar un falso conflicto competencial que ellos mismos provocan y con él desviar la atención de la decisión adoptada.

Puede parecer que lo hecho hasta ahora no corresponda con una planificación, pero nada más lejos de la realidad. Otra cosa bien diferente es que en dicha planificación se incorporen ocurrencias en lugar de evidencias con el objetivo precisamente de obtener resultados alejados de lo que el sentido común y la ciencia puedan decir y dictar, pero que quedan diluidos y enmascarados entre las mentiras y las medias verdades.

Por otra parte, logran, cuanto menos, que la opinión pública dude de la integridad ético profesional de los médicos al negarse estos a aceptar las condiciones que se les exigen y a reivindicar, con mayor o menor acierto, sus demandas corporativas en unos momentos en los que ni es pertinente ni entendible hacerlo al mezclar churras con merinas en sus demandas. Nueva muestra de mentiras y medias verdades que nuevamente consigue lo que tan planeado tenían las/os responsables de la consejería de sanidad madrileña.

Entre las enfermeras que están en un quiero, pero no puedo y los médicos en un puedo, pero no quiero emergen los medios de comunicación para abordar los hechos con una más que dudosa claridad y una más que discutible ética profesional.

Para empezar y en su dinámica habitual siguen utilizando, mezclando, y confundiendo conceptos, como salud y sanidad, sanidad y medicina, profesionales y sanitarios, asistencia y atención, personas y pacientes, salud y enfermedad, enfermeras y enfermería… con una alegría que entristece, una ligereza que molesta, una ignorancia que asombra, una insistencia que irrita y una indolencia que exaspera.

Nadie solicita que sepan de todo, como por ejemplo nos reclaman a las enfermeras. Nadie exige que no se equivoquen. Nadie cuestiona que resulten razonables sus dudas. Nadie pretende que se nos dé un trato especial a las enfermeras. Pero sería deseable e incluso, pienso, que exigible, que se informasen antes de informar, que respetasen como piden ser respetados, que contrastasen antes de opinar, que valorasen antes de criticar, que aceptasen la rectificación antes de reiterar el error, que pidiesen perdón si se equivocan. Porque no hacerlo conduce a que la información que trasladan y se amplifica entre la opinión pública, lejos de lograr el objetivo deseado y esperado de mantener a la población al tanto de lo que pasa y por qué pasa, lo que consiguen es provocar es confusión, perpetuar los tópicos y estereotipos, favorecer los posicionamientos sin fundamento, facilitar la confrontación, disminuir o anular la capacidad de análisis y reflexión y convertir los temas de interés en elementos de espectáculo y vodevil en busca del titular sensacionalista, fácil y provocador.

No pretendo decir cómo tienen que hacer su trabajo, pero deberían respetar en cómo lo hacen a quienes interpelan, buscan, persiguen, entrevistan o cuestionan sobre aspectos muchas veces tangenciales al verdadero problema que se presenta. Lo importante, finalmente, es el impacto que pueda tener y cómo pude repercutir en la captación de audiencia, de su audiencia. Lo de menos es si se habla de salud o de sanidad. Si se conoce lo que es y aporta una enfermera o se mantienen los tópicos y estereotipos. Si se sabe lo que es el cuidado profesional o se sigue manteniendo en el ámbito doméstico exclusivamente. Si se contribuye a informar y educar o exclusivamente a opinar y desorientar. Se busca y escudriña hasta encontrar quien diga lo que realmente interesa para construir su discurso por espúrio que este pueda resultar.

En el tema que nos ocupa y que seriamente, a mi al menos, me preocupa por muchas razones se llegan a hacer comparaciones perversas, maniqueas y retorcidas con el intento de trasladar a la población los problemas de ser atendidos por enfermeras ante la falta de médicos, estableciendo, por ejemplo, la simplista y mezquina conclusión según la cual cuando existe médico la atención es un éxito y logra salvar vidas y cuando es una enfermera quien atiende, la pobre no logra hacerlo y la persona acaba muriendo.

Este tipo de sofismas informativos en base a argumentos falsos o capciosos que se pretende hacer pasar por verdaderos lo único que consiguen es deformar la información con una clara intencionalidad de defender a una parte utilizando para ello a otra en base al ridículo o el demérito de esta última.

Pretender que la defensa de una clara deficiencia como es la falta de médicos en los servicios de urgencias tan solo se puede hacer a través de comparaciones falaces y eufemismos que desvirtúan la realidad no contribuye en ningún caso a trasladar la verdad sobre lo que sucede.

¿Por qué no se investiga sobre cuáles son las verdaderas causas de una ausencia de médicos que no obedece tan solo a su no existencia? ¿Por qué si faltan tantos médicos la Conferencia Nacional de Decanos de Medicina se opone a crear nuevas facultades? ¿No se han parado a pensar en qué es lo que ha pasado con todos lo médicos que fueron despedidos tras la pandemia? ¿Se han ido de repente todos al extranjero o a otras comunidades? ¿Por qué tan solo pasa esto en Madrid o al menos con la gravedad que en la villa y corte sucede? ¿Por qué en los hospitales no existe este problema? ¿Por qué los médicos no quieren hacer la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria y quedan plazas de formación sin cubrir? ¿Por qué los pediatras no quieren trabajar en Atención Primaria? ¿Por qué los médicos que trabajan en pediatría en Atención Primaria no son, en un gran número, pediatras? ¿Por qué en otros países de nuestro entorno existen menos médicos por habitantes que en España en Atención Primaria y no tienen estos problemas? ¿Por qué los médicos de Atención Primaria reclaman permanentemente mayores competencias de otras especialidades médicas hospitalarias y no asumen las que su especialidad les otorga? ¿Por qué los médicos de Familia no lo son realmente ya que no atienden a la unidad familiar?…

Pero claro, es más fácil, rentable, sensacionalista… recurrir al argumento simplista y reduccionista, que genera suculentos titulares para el lector ávido de sensacionalismo que alimente su falta de análisis y reflexión para configurar la idea de buenos y malos que se traslada. El resultado, al menos uno de ellos, es el que se traduce en un mensaje según el cual los pobres médicos son pocos y maltratados lo que les impide dar una atención de calidad que se pretende sustituir con enfermeras incompetentes y desvalidas ante la ausencia de la gran figura médica que salva vidas y sin la que no son capaces de dar respuestas eficaces, teniendo que pasar por verdaderas pesadillas ante su ausencia.

Resulta realmente triste y patético que profesionales del periodismo se avengan a maniobras orquestadas en la oscuridad y lejos de arrojar luz lo único que consigan es sumergir en la más absoluta tenebrosidad la actualidad.

Mientras tanto, quien a pergeñado toda la estrategia logra su objetivo que no es otra que el de distraer la atención hacia esa mentira o falsa verdad construida torpemente, con lo que el tiempo pasa y la ira ciudadana acaba por focalizarse en o contra las/os profesionales que son identificadas/os como culpables en lugar de víctimas de todo el proceso. Eso sí, con la inestimable ayuda de profesionales que, con sus declaraciones victimistas y lastimeras, tanto de unos como de otros aunque con sentido diametralmente opuesto, faciliten que las ahora llamadas fake news, que siempre han existido como mentiras o medias verdades, tomen cuerpo y de tanto repetirlas acaben pareciendo verdad y siendo asumidas como tales por la ciudadanía.

Al final las/os verdaderas/os culpables de todo salen victoriosas/os y logran los votos que les permiten seguir tomando decisiones de quienes son manipulados por unos y otros con las mentiras y falsas verdades que se crean y difunden.

O sea, entre todas la mataron y ella sola se murió, podríamos concluir. El sistema público de salud está agonizando y con él la calidad y calidez de la atención que se presta a las personas, las familias y la comunidad. Sin embargo, en lugar de reanimarlo, entre unos y otros lo estamos llevando a una muerte segura o, cuanto menos, a un coma inducido y prolongado del que se beneficia su nada afligida sanidad privada.

Se está AYUdando y Socorriendo a quien ha conducido a esta situación terminal a la que ni tan siquiera somos capaces de dar cuidados paliativos. Y, es más, incluso quienes son identificados como sus enemigos son, en muchas ocasiones, cómplices de su miseria, pues tal como dijera Cicerón “La verdad se corrompe tanto con la mentira como con el silencio”[2]. Silencio como el mantenido por la ministra de Sanidad con su anunciada y fallida Estrategia de Cuidados.

Triste, muy triste. Pero también muy indignante.

Ya está bien de clamar por lo que no somos y ocultar lo que aportamos. Porque somos mucho más que comparsa de nadie y aportamos mucho más que coros de acompañamiento. Quien no quiera bailar que no acuda al baile. Pero si se va es para bailar con todas las consecuencias, aunque haya que hacerlo con el más feo.

[1]   Filósofo griego (427 AC-347 AC)

[2] Escritor, orador y político romano (106 AC-43 AC).

DE MADRID AL CIELO O como la Ayuda y el socorro nos puede conducir a él

                                   

“Entonces vi que desde las mismas puertas del cielo partía un camino hacia el infierno.”

Thomas Szasz[1].

 

Hay quienes, en su intento por adquirir notoriedad, son capaces de llevar al límite cualquier expresión popular que, desde su populismo oportunista, entiende puede reportarle rédito político o utilizarlo como excusa para lograr sus objetivos.

De Madrid al cielo es una expresión castiza que trata de situar a la capital madrileña al mismo nivel del supuesto paraíso que la tradición cristiana asimila con la gloria y que es morada de los ángeles, los santos y los bienaventurados que gozan de la presencia de Dios. De igual manera es el lugar donde, al menos las personas creyentes, quieren ir cuando les llegue el momento de abandonar la tierra, en este caso Madrid.

Toda una declaración de intenciones que sitúa, o al menos lo pretende, a Madrid como paraíso terrenal en su tránsito hacia el eterno paraíso celestial.

Pues bien, se ha decidido traspasar la hipérbole figurada a una realidad que pone en peligro la vida de muchas personas nativas o residentes en ese supuesto paraíso terrenal que nos representa como capital al resto de españoles.

Parece como si se quisiera ayudar a la gente a que conozca las excelencias celestiales partiendo de las terrenales, de tal manera que se haga realidad antes de hora lo de Madrid al cielo.

Así pues y ante las solicitudes de Ayuda y socorro que los mortales madrileños trasladan al servicio madrileño de salud, se encuentran con una situación de desamparo en ocasiones, de perplejidad en otras, de confusión en la mayoría, como consecuencia de la decisión adoptada por el Gobierno autonómico en torno a la atención sanitaria, que no a la salud, prestada en diferentes centros como, por ejemplo, aunque no exclusivamente, las urgencias extrahospitalarias.

Todo arranca con las decisiones que se adoptaron durante la pandemia en las que se empezaron a desmantelar servicios con el falso argumento de reorganizar la atención que debía darse a la situación pandémica. Vieron el cielo, nuevamente el cielo madrileño, abierto para hacer aquello que de otra manera hubiese supuesto algo difícil de explicar. Incluso construyeron un hospital de campaña al que bautizaron con el nombre de una enfermera, el hospital Enfermera Isabel Zendal, al que trasladaron de manera “forzosa y forzada” al personal que debía atenderlo, dejando desatendidos los centros de los que provenían.

No es que me parezca mal que se nombrara al mencionado hospital con el nombre de una enfermera, en absoluto, que nadie interprete lo que no es. Lo que me parece, no mal sino mezquino, es que se instrumentalice a las enfermeras para sus espurios fines que es lo que realmente están haciendo.

En unos momentos de tanto dolor, sufrimiento y muerte como los que se estaban produciendo y en los que se había decidido identificar a las enfermeras, junto al resto de profesionales, como heroínas y héroes. En unos momentos en los que los cuidados adquirieron una relevancia y una valoración como, me atrevo a decir, nunca antes lo habían hecho, rescatar el nombre de una enfermera como Isabel Zendal, era una apuesta ganadora, al menos inicialmente. Y lo cierto es que lo lograron. Se cayó en su juego alabando la decisión del nombre elegido. Lo que diluía, al menos en parte, la de construir un centro que posteriormente se demostró, fue tan solo una apuesta de oportunismo político para mayor gloria de quien la tomó y defendió con argumentos nuevamente populistas y alejados de cualquier razonamiento científico o de utilidad para la salud pública de la ciudadanía.

El aparato logístico de desmantelamiento y derribo del sistema estaba en marcha y con ellos la generación del mejor caldo de cultivo para el crecimiento y proliferación de la sanidad privada que veía en las/os decisoras/os del servicio madrileño de salud a sus mejores aliados/socios para su lucrativo negocio. Aunque, claro está, ello significase que una parte muy importante de la población madrileña quedase claramente vulnerada en su derecho a la salud con una asistencia, que no atención, próxima a la beneficencia de tiempos tan añorados por quienes hacen posible esta recuperación histórica.

Pero la instrumentalización de las enfermeras a la que anteriormente aludía, se identificó como una clara oportunidad para continuar con su hoja de ruta y en una nueva vuelta de rosca, se puso a las enfermeras a los pies de los caballos con un protocolo para regular el funcionamiento de los centros de salud, según el cual trasladaba la responsabilidad de atención de muchos centros de salud a las enfermeras en aquellos en los que no se podían contratar médicos.

En este caso, la cuestión no es si las enfermeras están preparadas y son competentes para dar atención como la que se planteaba. El tema, el problema, está en cómo se deriva esta responsabilidad sin haberlo consensuado, en un claro intento de echar un pulso a los médicos ante su negativa a ocupar determinadas plazas en dichos centros, aunque se mantenga como único argumento que el problema es la falta de médicos. Por otra parte, no es tanto que las enfermeras puedan atender la demanda en una gran proporción, sino que asumir dicha atención se determine como forma de descargar la demanda de las consultas médicas, es decir, no como una competencia que se reconozca y apoye, sino como un parche para afrontar una mala gestión que provoca confrontación y denuncias de invasión competencial por parte de los médicos y al mismo tiempo sitúa nuevamente a las enfermeras en una posición de clara subsidiariedad.

Pero atribuir la actual situación a una sola causa y a un solo responsable es hacer un análisis parcial y sesgado. La falta, real o no, de médicos que se argumenta por ambas partes, decisores y médicos, para justificar las decisiones de los primeros y la indignación de los segundos, tiene matices, factores, circunstancias que no se están contemplando. Porque nadie puede obviar que en las últimas ofertas de plazas MIR se han quedado desiertas del orden de 200 plazas de medicina familiar y comunitaria. Que además son las últimas plazas en ocuparse por no resultar en la mayoría de los casos “atractiva”. Que en algunos casos incluso una vez realizada la formación MIR acceden a otra especialidad para migrar de Atención Primaria (AP).

Es decir, el problema no es tan solo de la falta de médicos sino de cómo está ordenada la profesión y cuál es la planificación, si es que existe, de plazas, asignación, racionalización…

Pero además existe un problema estructural en lo que a la organización de la AP se refiere que, en teoría, debería corregirse con la implantación y desarrollo del Marco Estratégico de Atención Primaria y Comunitaria (MEAPyC) en cada comunidad autónoma. Y aquí tenemos otro grave problema porque, por una parte, queda en la voluntad política de cada gobierno de comunidad autónoma el hacerlo, demorarlo o incluso paralizarlo por entender que es una estrategia ajena a su política partidista. Por otra parte, está también la voluntad corporativista de las diferentes disciplinas que no siempre ven el MEAPyC como respuesta idónea para lo que identifican como sus necesidades y demandas profesionales y por lo tanto no contribuyen a su puesta en marcha cuestionando su idoneidad al centrarla en sus intereses y no en los de la comunidad a la que se debe atender.

Con este panorama, por tanto, surge el conflicto tanto interno en el seno de los equipos como externo con los decisores políticos que lleva a que se traslade el caos a la organización de la atención.

Por si faltaba algo y en un intento de puro maquillaje muy calculado se pone en marcha lo que nunca debió desaparecer como es la atención extrahospitalaria urgente. Pero se hace con idénticas deficiencias de gestión y organización como una nueva medida de fuerza con las/os profesionales sanitarios en general y muy particularmente con los médicos y con una reiterada instrumentalización de las enfermeras que son utilizadas de manera descarada y mezquina para, aparentemente, dar solución a la falta de médicos pero con una real intención de generar confusión y con ella desviar la atención hacia el conflicto que provocan con las/os profesionales acusándoles de negligentes, provocadores e instigadores del mismo al tiempo que trasladan también una acusación directa hacia la oposición política a la que identifican como responsables de las protestas y sus consecuencias.

En esta tormenta perfecta provocada y nada accidental ni casual, afloran fantasmas, dudas, miedos, resentimientos, sospechas, acusaciones de unos contra otros en un intento desesperado por no naufragar y ahogarse.

En particular me voy a centrar en la posición que adoptan las enfermeras y que no siempre parece la más coherente o cuanto menos la más oportuna para lo que se plantea.

En principio rechazar de plano la asunción de determinadas competencias para las que las enfermeras están formadas y legalmente capacitadas por entender que supone riesgos que no quieren asumir, me parece una respuesta a la situación planteada que ni contribuye a mejorarla o solucionarla, ni les sitúa en una posición de liderazgo y empoderamiento. Otra cuestión es cómo y de qué manera se asumen y que, en cualquier caso, deben estar respaldadas por un apoyo institucional que no tan solo no se produce, sino que incluso se evita deliberadamente. Por otra parte, la posición de las/os responsables de las enfermeras tampoco ha sido ni evidente ni mucho menos contundente, situándose en la tibieza y la ambigüedad que tan solo beneficia a quien propicia el conflicto.

Si a ello añadimos la fuerte presión mediática que identifica en los hechos un elemento de oportunidad, no tanto informativa como de negocio y espectáculo para sus medios, nos encontramos con una variada gama de manifestaciones que en muchos casos son producto más del nerviosismo y la indignación de quienes las realizan que de la reflexión necesaria que debería plantearse. Porque trasladar que no se pueden hacer determinadas intervenciones por parte de las enfermeras por no existir un médico que las autorice, cuando dichas intervenciones de manera habitual y sistemática las realizan las enfermeras sin autorización alguna por parte de los médicos cuando están presentes en los servicios, es incorporar nuevos elementos de confusión y alterar una realidad en función del momento en que se produce. Exponer estados de miedo y estrés por no disponer de médicos, es tanto como asumir que no se tienen las competencias necesarias para afrontar situaciones de urgencia que no necesariamente tiene que pasar por la actuación o ejecución de intervenciones que no corresponden competencialmente, pero que deben ser afrontadas con profesionalidad para que la sensación que se traslade a la población que acude a los servicios no identifique una indefensión absoluta y una valoración negativa de las enfermeras que les atienden. No es válido, bajo ningún punto de vista, evadirse diciendo que no se es competente para tal o cual cosa, sino que se requiere una comunicación que, cuanto menos, trate de moderar las emociones y los sentimientos ante una situación que ellas/os si que no controlan ni entienden y que no puede quedar reducida a decir que no hay médicos. Posiblemente esto un/a juez/a no lo aceptase en caso de consecuencias negativas para la salud de quien reclama el servicio en un momento dado.

El colmo del disparate es la alternativa virtual que se propone y que, desde luego no puede ser en ningún caso, la solución al problema. Pero también en este punto llama la atención que nos rasguemos las vestiduras ante tal propuesta y, sin embargo, la consideremos como novedad y positiva cuando la oferta proviene y es vendida a bombo y platillo como tal por parte de las empresas privadas de la sanidad que, no olvidemos, están atendidas por profesionales de idénticas disciplinas a las que protestan por la alternativa planteada. Lo que no parece razonable es que para unos sea innovación a aplaudir y para otros sea una opción inaceptable.

Actuar, por otra parte, en un mal entendido y aplicado compañerismo adoptando una posición de complacencia y compasión, cuando ante cualquier situación en la que se plantea un mínimo desarrollo de la disciplina enfermera lo único que obtenemos son denuncias judiciales, falta de respeto y descalificaciones, no parece que sea lo más lógico, ni mucho menos lo más inteligente ni oportuno. Posicionarse ante el despropósito es entendible y demandable, hacer del despropósito un instrumento de solidaridad es desproporcionado e inapropiado.

Por último, aprovechar la coyuntura identificando que a río revuelto ganancia de pescadores y unirse desde AP a una huelga con el fin de que se de respuesta a reivindicaciones que no se corresponden con a situación inicial que genera la convocatoria, creo que es una mala estrategia que no contribuye a la solución del verdadero problema que no es otro que el del intento manifiesto de desmantelamiento de la sanidad pública.

Cuando nos vayamos a dar cuenta se estarán arbitrando medidas de choque con empresas privadas que den respuesta a las carencias que ellas/os mismas/os han provocado, pero que aparentemente la resolverán, lo que utilizarán para ponerse una medalla y dejar a los profesionales como los malos de la película.

Ante este panorama, desde luego, las enfermeras no tan solo no vamos a salir reforzadas, sino que seremos nuevamente identificadas como profesionales subsidiarias de los médicos sin los que no se puede hacer nada de manera autónoma y responsable. Permanecer en el discurso lastimero y victimista en lugar de actuar con determinación, decisión, valentía, compromiso y coherencia que no es lo mismo que ser temerarias e inconscientes, no ayuda ni a solucionar el problema para el que estamos siendo utilizadas ni a posicionarnos como profesionales competentes y resolutivas.

La Ayuda y el socorro no acudirá para rescatarnos. La solución, si la hay, depende de nosotras y de nuestros representantes si es que en algún momento deciden a actuar como tales. En cualquier caso, el cielo puede esperar.

[1]  Escritor y predicador inglés famoso por su novela El progreso del peregrino. (Elstow, 28 de noviembre de 1628-Londres, 31 de agosto de 1688)

TELECUIDADOS Del Dormilón a Blade Runner

TELECUIDADOS

Del Dormilón a Blade Runner

 Se ha vuelto terriblemente obvio que nuestra tecnología ha superado nuestra humanidad.

Albert Einstein [1]

Parece que va a resultar difícil desprenderse de la influencia de la pandemia. Entre otras muchas cosas nos ha dejado el debate abierto sobre la utilización de la tecnología en la atención directa a la salud de las personas.

En este debate, muchas veces artificial, interesado y oportunista, hay quienes se han apresurado a poner nombres que correlacionen de manera directa e inequívoca la utilización de la tecnología con una actividad profesional concreta y, por tanto, con la profesión o disciplina a la que supuestamente pertenece, o al menos esa parece la intención.

Telemedicina, telesalud, teleasistencia… son tan solo algunos de estos conceptos que emergen con fuerza y que, sobre todo, la empresa sanitaria privada se ha lanzado a publicitar de manera extensa y extensiva como si fuese la solución a todos los males posibles, como manera de captar clientes a través de mensajes velados en ocasiones pero también directos sobre la oportunidad que les ofrece ante la lentitud del sistema público y con ofertas más propias de grandes almacenes que de organizaciones de la salud.

La aparición de empresas sanitarias ha crecido de manera exponencial y la oferta que trasladan es cada vez más agresiva al tiempo que confusa. Sin duda se dirige a un sector de población muy concreto. Personas jóvenes o adultas mayores sanas que sepan utilizar las tecnologías y renuncien a la atención directa por motivos de falta de tiempo y de rentabilidad. El producto parece redondo. Todo parece poderse hacer desde un dispositivo electrónico. La población adulta mayor, no siempre familiarizada con la tecnología, con patologías crónicas y polimedicación en muchos casos, no es objeto de interés porque no suponen negocio. Para ellos ya está el sistema público.

El despliegue mediático de estas empresas lucrativas, no lo olvidemos, obedece a crear una nueva necesidad en las personas que requieren atención a través de la tecnología y sin necesidad de disponer de espacios ni horarios restringidos de acceso, lo que se traslada como la gran oferta de servicio. Por su parte algunas/os profesionales, responsables de esa atención, pueden planificar su actividad con absoluta libertad , lo que favorece compatibilizar su trabajo en un puesto de la sanidad pública, que en muchos casos tienen y no quieren perder, con esta nueva modalidad que enmascara su exclusividad. Curiosamente las/os mismas/os que protestan por tener que atender telefónica o virtualmente en su actividad pública, abrazan con denostado interés la realizada en las empresas privadas.

Pero la sanidad pública también se ha apuntado a la moda virtual propiciada por la pandemia y con el mantra de “ha venido para quedarse”, se incorpora la atención telefónica como supuesta y engañosa solución a los problemas de saturación que, por otra parte, no han sido analizados para tratar de identificar las causas que la producen y así establecer establecer soluciones que vayan más allá de una derivación telefónica que ni responde a las expectativas ni cubre las necesidades de la población. Lógicamente se genera aumento de la demanda insatisfecha, dependencia del sistema, disminución o ausencia de atención personalizada, ineficiencia… que enfrenta a profesionales y usuarios en un permanente cruce de acusaciones. Falta de responsabilidad, comodidad, falta de empatía… por parte de los usuarios hacia los profesionales o abuso de la demanda, falta de respeto, exigencia… por parte de los profesionales hacia los usuarios. De tal manera que la situación se torna muy tensa y con graves problemas de comunicación, lo que paradójicamente, parece querer solucionar esta modalidad tecnológica.

En este panorama de competencia por captar clientes por parte de la privada y de adaptarse a las tecnologías de la información por parte de la pública, las personas, las familias y la comunidad, asisten atónitas a esta realidad tecnológica que se les presenta y que no acaban de entender y en muchas ocasiones aceptar, al tener que renunciar obligatoriamente a una atención directa, cercana y humana que, al menos de momento, no ha sido capaz de asimilar la virtualidad.

En cualquier caso, esta aparente novedad de atención telemática ya fue desarrollada en su momento (1971) a través del denominado teléfono de la esperanza que realizaba intervención en crisis y promoción de la salud emocional a través de voluntarios que atendían las llamadas de personas con problemas emocionales muy diversos. Pero ni el contexto, ni el sistema de salud, ni los profesionales del momento, ni la organización de los servicios, ni tan siquiera la percepción y valoración que la sociedad tenía sobre los problemas que se atendían a través de este servicio, en aquel momento, eran ni tan siquiera parecidos a lo que sucede en la actualidad. Dicho servicio, por tanto, vino a sustituir las carencias que el sistema, que ni tan siquiera era tal sistema de salud, tenía. En la actualidad el Sistema de Salud, ahora sí, dispone de los dispositivos, las estructuras, los recursos y, sobre todo, las/os profesionales para atender dichas demandas a través de una atención directa, empática, cercana y humana. No hacerlo derivando dicha atención a una supuesta respuesta telemática es no tan solo un error sino una clara injusticia que, además, es claramente inequitativa y por tanto discriminatoria. Lo que conduce a tener unos servicios de salud para ricos y otros para pobres, lo que nos acerca al modelo de beneficencia existente durante el franquismo,

Todo este despliegue tecnológico revestido falsamente de una mayor eficacia, se alimenta con argumentos tan peregrinos como inexactos como la falta de profesionales, que tan solo obedece a cuestiones mercantilistas que acaban por beneficiar a los grandes oligopolios sanitarios y a debilitar de manera preocupante al sistema público que es incapaz de competir, tecnológica y publicitariamente, con ellos y pretende perpetuar la ausencia de ordenación profesional con una evidente y manifiesta falta de optimización de los recursos que, sin embargo, se traslada a la opinión pública como un problema de actitud de las/os profesionales, aumentando el grado de indignación y enfrentamiento que se ha instalado de manera casi permanente. De igual modo se intentan paliar carencias con una distribución torticera de competencias de unas disciplinas a otras sin planificación ni consenso.

Pero si la situación es preocupante y poco entendible con relación a lo hasta ahora planteado, hablar de una supuesta prestación de telecuidados ya nos sitúa en el ámbito de la distopía más novelesca o cinematográfica.

Es cierto que hasta la fecha se ha oído y manejado poco, fundamentalmente por parte de las empresas privadas, el término de telecuidados. Principalmente porque nunca han valorado, creído ni apoyado los cuidados como un producto de su oferta comercial. Deben entender que venden poco o no son atractivos para los clientes. A pesar de ello, sin embargo, en sus cortes publicitarios hablan de cuidados sin que, paradójicamente, nunca aparezca una enfermera, a no ser como reclamo visual y siempre en segundo plano.

Los cuidados profesionales enfermeros que requieren de tiempo y espacio, dedicación y técnica, ciencia y sabiduría, conocimiento teórico y praxis, tienen difícil encaje en este tipo de atención virtual y por tanto resulta más fácil prescindir de ellos, desde esta perspectiva científica y humanista, que los sitúa al nivel de la dignidad humana para optar por una versión tecnológica de las enfermeras que encaja mucho mejor en esta opción de atención. Por otra parte, es la mejor manera de prescindir de un buen número de enfermeras tituladas, especialistas y competentes para ser sustituidas por otros perfiles profesionales más tecnológicos y económicos.

El racionalismo más agresivo se instala de nuevo como regulador de la atención haciendo creer que están en disposición de aportar soluciones técnicas a los problemas que aquejan a la población, aunque para ello se tenga que prescindir de la humanización, que nuevamente es utilizada de manera oportunista e interesada trasladando que hay que rehumanizar. Asumiendo implícitamente que se ha eliminado y generando una expectativa igualmente virtual de supuesta humanización.

Sin duda, la técnica forma parte de nuestra existencia, no sería razonable negarlo, pero la cuestión es saber qué hacer con ella con el fin de que no se instale de forma autocrática, exclusiva y excluyente como respuesta a las necesidades de salud.

Pero a pesar de lo difícil que resulta identificar esta suplantación técnica de los cuidados hay quienes se empeñan en hacernos creer que los telecuidados no tan solo existen, sino que, además, las empresas privadas los están promoviendo, impulsando e incluso valorando. Y siendo grave que esta afirmación se haga aún lo es más cuando quien la traslada es un supuesto representante de las enfermeras, lo que nos tiene que hacer pensar en qué concepto tendrán estas personas de lo que es y significan los cuidados profesionales enfermeros.

Mientras tanto, y nuevamente tengo que referirme a ello, la ministra de sanidad sigue manteniendo su sistemático y escandaloso silencio sobre la promesa que ella misma trasladó públicamente hace un año sobre el desarrollo de una Estrategia de Cuidados. Esto me hace sospechar si también ella habrá caído en la seducción tecnológica convenciéndole de la falta de interés y valor que pueda tener aquello en que ella mismo nos hizo creer. Sea como fuese, la realidad en este caso no virtual, es tozuda y demuestra la falta de voluntad política por valorizar los cuidados profesionales enfermeros y la ignorancia sobre lo que los mismos suponen y aportan. Una combinación tan peligrosa como dañina que afecta a la salud de las personas, las familias y la comunidad más allá de cómo lo haga sobre las enfermeras.

En 1973 Woody Allen nos regaló una deliciosa comedia que acercaba este contexto distópico con la película “El Dormilón”. En la misma un ciudadano era congelado y 200 años después descongelado encontrándose con una sociedad totalmente diferente a la que él conocía y en la que la tecnología y la virtualidad, aún por descubrir en aquel momento, sustituían aspectos tan humanos, emotivos y sensoriales como las relaciones sexuales que se realizaban con un orgasmotrón[2].

Años más tarde Ridley Scott, nos regaló una obra maestra cinematográfica con su película, Blade Runner, en la que, mediante bioingeniería, se fabricaban humanos artificiales denominados replicantes para la realización de determinados trabajos[3]

Replicantes que estaban diseñados para imitar a los humanos en todo menos sus emociones. Pero había una posibilidad de que desarrollaran emociones propias. Odio, amor, miedo, enojo, envidia. Así que tomaron precauciones dándoles cuatro años de vida para evitar las relaciones interpersonales duraderas.

Estos acercamientos a una realidad que cuando se presenta parece lejana e incluso imposible han demostrado que la misma siempre supera a la ficción. Es por ello que no saber qué hacer con la tecnología, o hacer un uso inadecuado e irresponsable de la misma con fines fundamentalmente mercantilistas, nos debe llevar a reflexionar serena, rigurosa y profundamente sobre la importancia de lo que supone dar respuestas en las que las emociones, los sentimientos, los valores… son relegados a un segundo plano o incluso a su eliminación por considerar que lo verdaderamente importante al final es el resultado eficaz y eficiente, aunque el mismo sea tan aséptico en la relación que si bien evita contagios emocionales también elimina la propia condición humana en una relación que precisa de algo más que una pantalla, una app, un Smart Phone o cualquier otro dispositivo tecnológico.

Situarnos en ese universo de post-realidad que ha venido en denominarse metaverso en el que nos comportamos como usuarios perpetuos y persistentes no siendo capaces de de distinguir la realidad física con la virtualidad digital. Realidad virtual y realidad aumentada convergen generando interacciones multisensoriales con entornos virtuales, objetos digitales y personas. Personas que, por qué no, pueden ser profesionales virtuales en una red interconectada de entornos inmersivos y sociales incorporados en plataformas multiusuario persistente.

Nuevamente lo que puede parecer un sueño, puede convertirse finalmente en una pesadilla que acabe por alienar no tan solo a las personas sino también sus intereses, sentimientos y emociones en una especie de juego en el que todo está programado y calculado en base a algoritmos que determinan las respuestas. Justamente algo que va en contra del más elemental planteamiento de los cuidados profesionales enfermeros en una interrelación personal en la que el afrontamiento integral, integrado e integrador de los componentes físico, mental, social y espiritual no puede ser abordado ni realizado por ninguna realidad virtual que elimine la presencia real, directa y concreta de la enfermera con las personas, las familias o la comunidad. Las variables de comportamiento, relación, emoción, miedo, resiliencia, resistencia… son tan amplias, variables y diversas que resulta de todo punto imposible ser procesadas tecnológicamente y las respuestas en las que la comunicación resulta imprescindible, tampoco.

Los cuidados son, sin duda, una realidad compleja, no lineal y en evolución que sin embargo no obedecen a parámetros tecnológicos y precisan de la presencia y la esencia enfermera.

No quiero decir que los cuidados tengan, por tanto, que ser ajenos a la tecnología. En absoluto. Pero lo que tengo meridianamente claro es que la tecnología no puede sustituir a los cuidados en los que la espiritualidad, la conciencia, el autoconcepto, el modo de vida y el bienestar son irreemplazables si se quieren conservar los valores humanísticos que les son propios y otorgan a las enfermeras el rasgo cuidador que las identifica proporcionando ese bien intrínseco que tan solo ellas pueden ofrecer.

Caer en la trampa de la virtualidad como respuesta a todas las demandas y necesidades es dar la espalda a las verdades de la vida, ya que como se decía en la película Blade Runner, “alterar la evolución de un sistema orgánico es fatal” y se puede resumir en la frase final del replicante cuando relata lo vivido y expresa que “todos esos momentos se perderán… en el tiempo… como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir».

No dejemos pues que los cuidados profesionales enfermeros se pierdan en el tiempo y resistamos a la muerte de nuestra esencia enfermera, porque no es momento de morir sino de liderar, dar vida propia y valor a los cuidados y a quienes los prestan con calidad y calidez, las enfermeras, aunque se ayuden de la tecnología, pero sin dejar que las sustituyan.

[1] Físico alemán de origen judío, nacionalizado después suizo, austriaco y estadounidense. Se le considera el científico más importante, conocido y popular del siglo xx.

[2] El dormilón (Sleeper en inglés), película estadounidense de 1973. Comedia «temprana» de Woody Allen.

[3] Blade Runner (también conocida como El cazador implacable en algunos países de Hispanoamérica), película estadounidense neo-noir y de ciencia ficción dirigida por Ridley Scott, estrenada en 1982.

ASOCIACIÓN DE ENFERMERÍA COMUNITARIA A la sombra de unas acacias No es quién, sino qué, cómo, para y con quién

                                   

“Las personas fuertes crean sus acontecimientos; las débiles sufren lo que les impone el destino”.

Alfred Victor de Vigny[1].

 

 En el mes de septiembre de 1994 un grupo de enfermeras preocupadas por cómo estaba evolucionando el que se vino en denominar nuevo modelo de Atención Primaria de Salud (APS), iniciado en 1986, se reunieron bajo unas acacias en el jardín de los Viveros de Valencia. Fue una reunión en la que se compartió la situación que las enfermeras estaban viviendo en los centros de salud. Situación que se caracterizaba, en parte, por los constantes ataques de un determinado grupo de médicos, amparados y respaldados en muchas ocasiones por el Consejo General de Médicos, que no aceptaban el trabajo que desarrollaban las enfermeras de manera autónoma. Pero en parte también por la falta de formación, de experiencia y de criterios claros en cuanto al trabajo que debían desarrollar las enfermeras en un contexto nuevo que generaba tanta ilusión como incertidumbre. La ilusión, importante sin duda, no era suficiente para dotar de contenido y evidencias las respuestas que desde la prestación de cuidados debían dar las enfermeras a las personas, las familias y la comunidad. Existía un importante vacío y una ausencia de respaldo institucional y científico.

Por tanto, lo que inicialmente se planteó como un grupo de presión de cara a trasladar los problemas laborales por los que estaban pasando las enfermeras, se transformó en un desafío mucho mayor como fue fundar la primera Sociedad Científica de Enfermería Comunitaria en España. De tal manera que el 26 de noviembre de 1994 se constituyó formalmente. La primera Junta Directiva, estuvo constituida por 17 enfermeras, presidida por Mª Jesús Pérez Mora[2], en base a los estatutos que se aprobaron y que permitieron el registro como sociedad científica en el Ministerio del Interior como era preceptivo si se quería dar carácter de formalidad y legalidad. De igual manera se registró la denominación y su imagen corporativa en el registro de la propiedad intelectual.

Quisiera destacar la importancia de su denominación como Asociación de Enfermería Comunitaria. No fue un capricho, ni algo que surgiese sin más. Fue el resultado de un análisis, reflexión, debate que tuvo en cuenta no tan solo el momento actual en el que se estaba constituyendo, sino de cara al futuro. Lo lógico en aquellos momentos hubiese sido que se denominase Asociación de Enfermeras de Atención Primaria, entre otras cosas porque es como se denominaban los puestos que ocupaban las enfermeras en los centros de salud y como se recogía en las normas y regulaciones que se iban publicando para desarrollar el modelo de APS. Sin embargo, se optó por el de Enfermería Comunitaria por entender que la APS, siendo en esos momentos el ámbito de atención en el que más enfermeras desarrollaban su actividad, no era el único ni exclusivo. Se identificó a la Comunidad como un contexto mucho más abierto, inclusivo e integral en la que la APS era un ámbito más de atención, muy importante, pero uno más, y por lo tanto existían otros ámbitos que no debían quedar ocultos con la denominación reduccionista de APS. Ya por aquel entonces los médicos se formaban en la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria, lo que hubiese podido inducir a mimetizar la citada denominación, pero se entendió que la Comunidad y por extensión la atención comunitaria integra tanto a las personas, las familias como la propia Comunidad, por lo que no creímos que debiera disgregarse y que de hacerlo debiera denominarse, en todo caso, Enfermería individual, familiar y comunitaria. De tal manera que se determinó que nuestra denominación fuese la de Enfermería Comunitaria, algo que posteriormente, como veremos, fue fagocitado por la habitual mimetización con la monolítica medicina. Finalmente, los médicos que introdujeron esta denominación fragmentada muy acorde a su paradigma, acaban por olvidar su denominación completa identificándose como médicos de familia en el mejor de los casos. Paradójico, por otra parte, porque en una misma unidad familiar las diferentes personas que la componen pueden tener asignación de médicos diferentes, con lo que la atención familiar acaba siendo una simple etiqueta. Por todo ello optamos por la opción integral de Enfermería Comunitaria.

Otro hecho importante es que no se quiso acotar el ámbito geográfico de actuación incorporando la denominación de Asociación Valenciana o Española, porque desde el principio quienes impulsamos esta iniciativa tuvimos claro que debía tratarse de una sociedad inclusiva y a ser posible global, por lo que se decidió optar por una denominación abierta y genérica que no acotase ni restringiese su crecimiento.

Por otra parte, y a pesar de la incorporación de los estudios de Enfermería en la Universidad, las sociedades científicas eran anecdóticas y residuales en ese momento. Existía pues un reto y muchas dudas, no en cuanto a su necesidad y oportunidad sino en cuanto a cómo abordar una empresa tan desconocida y con tan pocos antecedentes enfermeros en nuestro país.

Tal como ya he comentado, la ilusión, pero sobre todo la capacidad, implicación y motivación de quienes asumimos esta aventura científico-profesional, permitieron impulsar el proyecto primero en la Comunitat Valenciana a través de reuniones con responsables enfermeras y con enfermeras comunitarias, que permitieron dar visibilidad a la Asociación y captar la atención e interés de las mismas.

Pronto, la actividad frenética de visibilización y de información trascendió a la Comunitat Valenciana y, primero La Rioja y posteriormente otras comunidades autónomas, con especial significación de las Canarias, se fueron incorporando a la AEC, lo que le otorgó carácter nacional. Posteriormente fueron sumándose nuevas comunidades autónomas que quedaron integradas en la AEC como vocalías territoriales de la misma, pues también se descartó el carácter de Federación con sociedades/asociaciones territoriales, lo que no suponía en ningún caso que las vocalías no tuviesen autonomía territorial.

Las actividades científicas desarrolladas por la AEC, sobre todo a través de sus jornadas y congresos, supusieron un importantísimo elemento de amplificación y contribuyeron a su crecimiento, pero sobre todo a su conocimiento, consolidación y referencia de la Enfermería Comunitaria.

Como ocurriera con los médicos, las enfermeras replicamos los aspectos menos positivos de su gestión, de tal manera que la inicial iniciativa de la AEC de tratar de unificar en una sola sociedad científica las asociaciones/sociedades que se fueron creando en algunas comunidades autónomas con posterioridad a la creación de la AEC, condujo a un cisma, como consecuencia de personalismos y protagonismos tan innecesarios como destructivos, que provocó que la propuesta de unidad acabase siendo una división en dos sociedades científicas, la AEC por una parte y una Federación de Asociaciones de Enfermería Comunitaria y de Atención Primaria configurada con la suma de diferentes sensibilidades que desde la AEC, impulsora inicial de esta unidad, se consideró no era la apropiada para dar respuestas globales, firmes y con fortaleza ante los importantes objetivos que habían planteados. La ruptura supuso un duro golpe y las relaciones fueron tensas y difíciles en un intento por ocupar un espacio propio que les definiese, lo que condujo a una confusión entre las enfermeras comunitarias y una evidente y notable pérdida de referencia y fuerza ante las administraciones como consecuencia de la división que fue muy bien aprovechada por estas, argumentando esta falta de unidad para no dar respuestas a las demandas que, desde ambas sociedades, pero por separado, se realizaban. En este proceso hubo quien quiso aprovechar la confusión en beneficio propio lo que aún provocó una mayor distancia entre ambas.

Pero al margen de este triste hecho, desde la AEC se continuó trabajando con intensidad y rigor y se presentó la primera propuesta de Especialidad de Enfermería Comunitaria que fue trasladada al Ministerio de Sanidad, que con una absoluta falta de voluntad política no respondió a la misma, pero que quedó como una referencia clara de la importancia y necesidad de crear e implementar dicha especialidad, como por otra parte ya quedó claro en l primer intento de oficializar esta y otras especialidades en el Real Decreto de 1987 por el que se regulaba la obtención del título de Enfermero especialista que lamentablemente no tuvo recorrido quedando tan solo en una declaración de intenciones publicada en el Boletín Oficial del Estado.[3].

Lo que siguió a todo este proceso inicial, fue y sigue siendo mucho, pero en cualquier caso tampoco es el objetivo fundamental de mi reflexión el hacer una reseña histórica de la AEC entendida esta como un cúmulo o sucesión de sucesos, acciones o acontecimientos a lo largo del tiempo.

Mi objetivo fundamental es identificar, destacar y transmitir lo que significa, supone y aporta una sociedad científica como la AEC en el desarrollo, visibilización, defensa, implementación, consolidación y referencia de la Enfermería Comunitaria, la Salud Pública y las enfermeras comunitarias desde una perspectiva científico profesional tanto a nivel de la atención a la salud prestada a través de los sistemas sanitarios, como del impacto en salud en y con la comunidad. De forma que la máxima que define a la AEC sea, sobre todo aunque no exclusivamente, la de mantener sanos a los sanos y propiciar la generación de comunidades sanas y saludables desde la equidad, la igualdad y la participación comunitarias.

Sin duda el recorrido de más de 28 años no ha sido fácil y lograr que la AEC hoy en día sea un referente tanto nacional como internacional en Enfermería Comunitaria y Salud Pública tampoco. Pero el sueño de quienes pensamos, diseñamos y pusimos en marcha este proyecto se ha convertido en una realidad tangible que no es cuestionable ni cuestionada.

Se dice que una disciplina tan solo adquiere madurez cuando las sociedades científicas de la misma, en sus diferentes ámbitos de actuación o áreas de conocimiento, son fuertes y son reconocidas como tales por todas las partes, es decir, tanto por sus propias/os miembros, en este caso las enfermeras en general y en particular las enfermeras comunitarias, por otras disciplinas, por las administraciones públicas y privadas y de manera muy especial por la comunidad en general. En este sentido, pues, puedo aseverar sin miedo a equivocarme que la AEC ha contribuido, contribuye y seguirá contribuyendo a dotar de madurez y mayoría de edad a la Enfermería. La seriedad, coherencia, capacidad de trabajo, compromiso, rigor, implicación, proyección, constancia, firmeza… que han caracterizado a la AEC, han permitido que así sea.

Sin embargo, nada es más peligroso que considerar que ya está todo hecho y que por tanto podemos relajarnos, porque sería tanto como morir de éxito. Lo logrado, siendo importante, es tan solo el inicio de lo que debe ser la AEC y como derivación las sociedades científicas enfermeras. Creerse superior, perder la referencia participativa que forma parte de su esencia, tanto a nivel profesional como social, no asumir las críticas que puedan surgir e ignorar la necesaria autocrítica, supondrían el principio del fin. Se trata de una construcción dinámica y permanente que debe ir consolidándose progresivamente para adaptarse a las necesidades que emanan de la atención a la salud, pero también y de manera muy significativa e importante a las que demanden las personas, las familias y la comunidad. No regirnos por esos parámetros, por esa guía, supondría perder el norte y con ello correr el riesgo evidente de encallar e incluso de hundirse irremediablemente. Torres más altas han caído. Por eso se necesita también humildad, respeto, carisma y no olvidar nunca los principios que la sustentan y dan valor.

Llegados a este punto quisiera trasladar un mensaje de satisfacción y orgullo, por estos 28 años compartidos, pero de manera muy especial por estos últimos 12 años en los que he tenido la dicha de representar como Presidente a la AEC. Ha sido un compromiso muy importante y exigente, pero también muy satisfactorio personal y profesionalmente hablando.

La confianza que las/os socias y socios han depositado en mi durante tres periodos consecutivos me hacen sentir muy reconocido y reconocible. He tratado en todo momento de dar lo mejor de mí, hacer lo que en cada momento he considerado de mayor interés y beneficio para la Enfermería Comunitaria y las enfermeras comunitarias, observar e identificar lo que las enfermeras y la comunidad consideraban importante, respetar a quienes me respetaban pero también a quienes no coincidían con mis planteamientos, reconocer lo mucho que he aprendido durante estos años y lo mucho que me han aportado las personas con las que he interactuado aunque no siempre hayamos estado de acuerdo o tuviésemos planteamientos diferentes o divergentes. De manera muy especial a quienes me han acompañado en las diferentes Juntas, con un especial y emotivo recuerdo para quienes nos han dejado de manera inesperada y precipitada. Sin ellas/os nada, absolutamente nada de lo conseguido, hubiese sido posible. Yo tan solo he sido un mediador, facilitador, coordinador, articulador… de un trabajo coral, integral y participativo que con tanta generosidad como calidad han desarrollado todas/os y cana una/o de quienes han trabajado en este recorrido vital, porque forma parte del ciclo de vida de la enfermería, y científico profesional en el que creyeron y se implicaron desde el principio. Pero también por la confianza de las socias y socios que de manera permanente han depositado en nosotras/os para lograr el objetivo común de todas/os. Este y no otro es y debe ser el compromiso de presente y de futuro. La unidad no ausente ni repelente de diferencias que enriquezcan los resultados. El respeto mutuo y compartido. El sentimiento de orgullo por pertenecer a una familia como la AEC que acoge, pero también dota de libertad y autonomía a todas/os sus miembros.

Hoy se ha producido en Logroño un relevo tan previsible como necesario. Previsible porque ya estaba anunciado desde hace tiempo. Considero que perpetuarse en los cargos, sean de la índole que sean, es nocivo para las organizaciones o instituciones que terminan por sufrir los vicios que irremediablemente el tiempo acumulado acaba generando. La renovación, por tanto, es y debe ser una constante de esta sociedad científica con el fin de favorecer, además, el imprescindible recambio generacional, sin que ello signifique que se pierda, porque también sería un error, la experiencia de quienes se apartan que no se marchan.

Maribel Mármol, hasta ahora Secretaria de la AEC, gracias al apoyo de las socias/os asume a Presidencia de la AEC y lo hace con la garantía de conocer profundamente lo que es y significa, rodeándose de un equipo de grandísimas enfermeras que le permitirán seguir avanzando y creciendo. Para mi es una tranquilidad y una gran alegría que sea ella, que durante tanto tiempo me ha acompañado en ese apasionante viaje. No voy a desearle suerte, porque nunca lo hago, ya que considero que la suerte es la mejor excusa de los mediocres para no hacer nada y, desde luego, Maribel no lo es ni se acerca mínimamente a serlo. Su capacidad de trabajo, su competencia, su responsabilidad, su integridad y coherencia son los principales avales para asumir este reto y este apasionante recorrido.

Quisiera que de esta reflexión íntima y personal trascendiese la importancia de las sociedades científicas, pero también del compromiso y liderazgo en el desarrollo de las mismas. Como enfermeras debemos identificar claramente la importancia de contar con referentes institucionales y profesionales que permitan consolidarnos como disciplina. Con independencia de diferencias tan solo seremos capaces de avanzar si interiorizamos la fortaleza que nos otorgan las sociedades científicas que, por otra parte, son y deben ser lo que las propias enfermeras queramos. Pero, para ello, se precisa un compromiso individual y colectivo que lo haga posible. Exigencia siempre, pero implicación también. Los logros o los fracasos serán siempre colectivos con independencia de quienes en cada momento estén al frente, porque al fin y al cabo lo estarán porque así lo habremos decidido o dejado que se decida y de igual forma podrán ser relevados con idéntica participación en su relevo. De nosotras, todas las enfermeras, depende que esta máxima democrática sea una realidad. No hacerlo es eludir el compromiso que tenemos y con ello contribuir al deterioro de todo el proceso.

Gracias a la AEC por todo lo que me ha aportado. Tan solo, y para despedirme, compartir el sueño con el que dejo la presidencia que no es otro que lograr construir un contexto iberoamericano de Enfermería Comunitaria. Estoy convencido que lo lograremos.

Sigo presente y activo en la AEC. Nada pueda hacerme perder este compromiso adquirido hace 28 años con independencia desde donde lo haga.

Pero lo verdaderamente importante no es quién haga tal o cual cosa, tal o cual gestión, sino qué es lo que realmente se hace, cómo se lleva a cabo y, sobre todo, para quién se hace y con qué intención se hace. En el caso que nos ocupa, creo que está claro. En la Asociación de Enfermería Comunitaria (AEC), se trabaja para y con las enfermeras comunitarias, pero se hace para que revierta en la prestación de cuidados de calidad para y con las personas, las familias y la comunidad. En este proceso el orden de los factores si que altera el producto.

[1]   Escritor francés. (1797-1863)

[2] La Junta quedó constituida por: Cipriá Teodoro Calatayud, Gaspar Sánchez Varas, Raael Lloret Canet, Pilar Sánchez Royo, Asunción Gilabert Senar, Josefa Suárez Aparicio, Modesta Salazar Agulló, Juan José Molina Igual, Eugenio Segarra Marí, Adolf Guirao Goris, Maite Andreu Ruiz, Jusn José Casanova, Mª José LÑloria Cremades, José Ramón Martínez-Riera, Asunción Gilabert y Desiderio Rodrigo Tolsá.

[3] https://www.boe.es/buscar/doc.php?id=BOE-A-1987-17866

José Ramón Martínez Riera, presidente de la Asociación de Enfermería Comunitaria, en Hoy por Hoy Alicante

UNOS QUE VIENEN Y OTROS QUE SE VAN La vida sigue igual

“Todo cambia nada es”[1].

 

Hoy ha sido un día importante para la Enfermería española. Se han celebrado elecciones a la Presidencia del Consejo General de Enfermería.

Nadie puede discutir que los procesos electorales, si se celebran con las garantías democráticas que de los mismos se espera y desea, son la esencia de la democracia en cualquier ámbito o contexto.

Pero no es menos cierto que dichos procesos, aunque, en sentido estricto, cumplan los requisitos legales que en cada caso les son de aplicación y obligado cumplimiento, muchas veces están contaminados, sesgados, manipulados o distorsionados por múltiples factores que sin ser ilegales cuanto menos dejan la duda de si son éticamente aceptables y estéticamente asumibles.

No cuestiono, por tanto, la legalidad del proceso que, entiendo, se ajusta a ley. Pero me cuesta mucho asumir que el mismo cumpla con las garantías de transparencia, libertad, igualdad y oportunidad que deberían exigirse. Lamentablemente, porque es muy triste y lamentable, que existan tantas dudas al respecto.

El clientelismo instalado en torno al Consejo General de Enfermería por parte de un grupo importante de Colegios como consecuencia de una permanente cadena de favores, por una parte, y las presiones de carácter económico que se ejercen sobre otros para doblegar o cuanto menos someter su capacidad de decisión a lo que se les marca a otro grupo, son un primer ejemplo de la falta de libertad a la hora de ejercer el voto que determina la elección final para acceder a la Presidencia.

Las normas que rigen el proceso electoral con criterios que llevan al límite de la legalidad los requisitos para ejercer la votación por parte de los colegios, hacen que la elección de candidatura sea una cuestión de caudillaje colegial en algunos casos, al corresponder en exclusiva al/la Presidente/a del Colegio Provincial, o a la Junta de Gobierno del mismo. Es decir, en ninguno de los dos casos resulta imprescindible la consulta a las/os colegiadas/os de los citados colegios provinciales, que tan solo es ejercida por parte de aquellos colegios que se han desmarcado de las políticas autocráticas que se mantienen vigentes, aunque pueda parecer anacrónico. La realidad por lo tanto supera con creces la imaginación.

Así las cosas, cualquier apuesta de cambio resulta prácticamente inviable al estar limitada por estos preceptos que tan solo persiguen perpetuar la permanencia en los cargos que ostentan y que en ocasiones, además, duplican al ocupar Presidencias provinciales al mismo tiempo que autonómicas o Nacional. Todo un ejemplo.

Pero tampoco debemos instalarnos en la crítica exclusiva hacia quien ocupa y mantiene el poder a toda costa. Porque aún siendo difícil si existe una voluntad colectiva clara y determinada de cambio este finalmente se consigue a pesar de todas las resistencias o artimañas que se puedan generar. Porque esto es precisamente lo que ha sucedido en algunos Colegios Provinciales en los que se ha logrado vencer el inmovilismo y las resistencias de las que hablaba para instalar procesos democráticos reales que trasladan el poder de decisión al conjunto de las enfermeras, situando a las/os responsables de las Juntas de Gobierno como referentes, pero no como exclusivos decisores.

Es gracias a estos cambios lo que está generando un cambio mayor. De hecho, hoy se ha demostrado que hacerlo efectivo es posible muy pronto. El número de Colegios sometidos a la presión o al miedo, quienes siguen idénticos patrones de comportamiento autocrático o quienes no quieren significarse situándose en el terreno de la ambigüedad, son cada vez menores, aunque sigan siendo mayoría. Pero el número de quienes alzan su voz y depositan su voto por un cambio real va en aumento y significa una seria y real apuesta de futuro que hasta ahora nadie consideraba posible.

De hecho, los resultados obtenidos hoy en las elecciones han supuesto un serio toque de atención a quienes hasta ahora decidían sin pudor. Desde ahora, aunque sigan teniendo el poder, deberán ejercerlo con mayor cuidado porque ya no tienen el beneplácito unánime que hasta ahora tenían, por lo que van a tener que rendir cuentas cada vez más claras y transparentes, justificar y consensuar decisiones, explicar sus posiciones, asumir peticiones… que acostumbraban a despreciar de manera sistemática.

Por su parte las enfermeras, a quienes en teoría representan, deberemos ejercer mayor control y presión sobre quienes manejan, no lo olvidemos, el dinero que aportamos con las cuotas obligatorias, con el que pagan los dispendios por los que algunos de ellos están sometidos a procesos judiciales. Obligando a que defiendan los intereses de las enfermeras en lugar de sus intereses.

Pensar que son otros quienes deben lograr ese cambio incorporándonos en la inacción y la indiferencia, es alimentar su permanencia.

Por lo tanto, hoy es un día triste por lo que pudo ser y no fue, pero también de esperanza por lo que, estoy convencido, será muy pronto.

Hay que agradecer a quien tuvo la fe, la valentía y la fortaleza de hacer frente a este aparato de poder establecido dando el paso y enfrentándose a lo que parecía, hasta hace nada, imposible. Porque nada es imposible si se cree firmemente en ello.

No es necesario decir nombres. Todos los identificamos y todos sabemos dónde están y por qué están. Ya no engañan a nadie con su mantra de servicio a la profesión. A la profesión muchas enfermeras le sirven de manera mucho más ejemplar y sin necesidad de decirlo. Lo que pasa es que cuando se interpreta en lugar de ejercer, cuando se es pero no se siente, cuando se habla pero no se cree lo que se dice, cuando se oye pero o se escucha, cuando los silencios sustituyen los argumentos, cuando el poder desplaza al consenso, cuando la mediocridad sustituye a la excelencia, hay que repetir constantemente que se está haciendo un servicio e incluso un sacrificio como forma de ocultar todas las carencias que les impiden ejercer el liderazgo que las enfermeras necesitamos.

Para ser representante y referente de todas las enfermeras no es suficiente con ser simpático y parecer honrado. Hay que serlo y demostrarlo. Hay que convencer. Hay que renunciar al protagonismo individual y situarse en el interés colectivo. Hay que identificar las necesidades sentidas. Hay que observar en lugar de interpretar. Hay que actuar por convicción y no por convención. Hay que respetar y asumir como propia la voluntad de la mayoría. Hay que pensar como enfermera para actuar como enfermera. Ocupar esta presidencia no puede ser un elemento de poder e influencia narcisista.

Con su actitud actúan como quienes impiden la alfabetización de la población por entender que de esta manera resulta más fácil de manipular. Una alfabetización que pasa porque a nadie se le oculte la verdad y que todas puedan tener la capacidad de decidir en sus órganos de representación sin que vean en los mismos un reducto inaccesible y lo más triste, considerado inútil.

Resulta triste que una gran cantidad de enfermeras de este país ni tan siquiera sean conscientes de lo que hoy se ha producido y de la trascendencia que tiene para el futuro de la enfermería y de las enfermeras. Este sin duda es la alfabetización enfermera pendiente, o parte de ella.

Necesitamos representantes que sean capaces de liderar, de atraer, de movilizar, de convencer, de aglutinar, de proponer, de actuar, de rectificar, de agradecer, de exigir, de negociar… es decir, de ser referente sin ser indiferente.

Tan solo cabe esperar que esta fase que queda hasta que se produzca el cambio necesario y deseado sirva para que reflexionemos sobre la importancia que tiene el hecho de quien esté al frente de una organización que es la máxima representación de las enfermeras, que no de la enfermería como se otorgan. Debemos hacer un ejercicio de planificación a medio plazo que nos permita actuar con firmeza y con el respeto debido hacia quienes no lo han tenido hasta ahora amparados en la que consideran su atalaya particular, aunque sea el espacio de todas.

Me indigna que sienten a su mesa a quienes, no tan solo no se sienten enfermeras, sino que atacan a las mismas con descalificaciones, insultos y desprecio. Si resulta grave quien lo hace con absoluta desvergüenza, aún lo es más el hecho de quien, no tan solo lo consiente, sino que lo ampara y protege bajo su manto de poder, que es tanto como compartir lo que traslada de manera pública, siendo quien lo consiente y por tanto defiende, el supuesto máximo representante de las enfermeras. Me revela que en una profesión eminentemente de mujeres la representación femenina sea anecdótica, secundaria y residualmente representativa. El respeto no lo otorga un cargo, ni tan siquiera una organización, se logra por lo que se hace y cómo se hace. Por tanto, no puede extrañar a nadie que cueste tanto respetar a quien no es capaz de hacer respetar ni, por tanto, respetar a las enfermeras.

No me interesan sus cuitas, sus amistades peligrosas, sus intrigas, sus reproches, sus puñaladas traperas y traicioneras… como si se tratase de una galería carcelaria. De todo eso que se ocupe la justicia que es quien debe dictar sentencia. Pero que no quieran hacernos a nosotras cómplices de unos u otros en sus autodefensas cargadas de acusaciones cruzadas tan graves como dolorosas por lo que encierran las mismas y por lo mezquino de sus acciones contra las enfermeras, aunque se digan defensores de las mismas. Me importan los intereses de todas las enfermeras y que quienes nos representen lo hagan por que así se lo hemos encomendado de manera mayoritaria, libre y democrática. De igual manera que podemos hacer que se vayan por no cumplir con lo que de ellos se espera.

Por todo esto resulta imprescindible generar un punto de inflexión desde el que iniciar un avance sin posibilidad de vuelta atrás para, con todas las garantías democráticas, lograr recuperar la autonomía y dignidad de las enfermeras secuestrada desde hace tanto tiempo.

Durante ese recorrido habrá que continuar manteniendo relaciones, llevando a cabo conversaciones, trasladando propuestas, solicitando soluciones… con quienes han sido elegidos, que en ningún caso deben ser interpretadas como connivencia, sino como convivencia obligada por ser, nos guste o no, quienes representan a las enfermeras. Se puede y debe ser crítico sin ser cínico por el hecho de trabajar con quien no estamos de acuerdo. La solución no consiste en replicar actitudes contra quienes no nos gustan, sino en trabajar por cambiarlas o contrarrestarlas.

Julio Iglesias cantaba “unos que vienen y otros que se van” pero realmente llevamos muchos años, muchísimos, más de los razonables, más de los soportables, que solo reconocemos a los que vinieron y se quedaron sin que podamos reconocer a los que se van, porque permanecen agarrados a sus puestos. Como sigue la canción, “todo sigue igual”. Y tal y como el mismo artista ha popularizado, “lo sabes”. Lo que tenemos que hacer es que se cumpla la letra de la canción y se vayan, llevando consigo tanta gloria como paz dejen. Y esto, esto sí que tú y todos debemos saberlo y hacer posible que se cumpla.

No quiero que la vida siga igual. Quiero que cambie y que el cambio nos empodere desde el liderazgo bien asumido y bien entendido. Quiero una alfabetización enfermera que impida la inacción y el conformismo, transformando la actividad en acción de cambio tan sano como saludable.

Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos[2].

[1] Heráclito de Efeso (540 AC-470 AC) Filósofo griego.

[2] Eduardo Galeano (1940-2015) Escritor y periodista uruguayo.

CONTEXTO IBEROAMERICANO vs CONTEXTO ANGLOSAJÓN De teorías, lenguas y otras formas de dominación

“Los dominados aplican a las relaciones de dominación unas categorías construidas desde el punto de vista de los dominadores, haciéndolas aparecer de ese modo como naturales»

La dominación masculina» (1998), Pierre Bourdieu[1].

 

Durante mucho tiempo, en Enfermería, todas las miradas y la atención han estado focalizadas de manera casi exclusiva en el ámbito anglosajón en general y en el estadounidense en particular.

Sin duda las aportaciones que han realizado al desarrollo y visibilización de la Enfermería y las enfermeras son indiscutibles y representan una referencia mundial. Florence Nightingale[2], Virginia Henderson[3], Dorothea Orem[4], Martha Rogers[5], Callistra Roy[6], Jean Watson[7]… son solo algunas de las enfermeras anglosajonas que a través de sus postulados y teorías han logrado establecer criterios, normas, comportamientos… de la atención enfermera que han trascendido más allá de sus contextos de origen para asumirse como modelos a aplicar en ámbitos geográficos, históricos y culturales muy diferentes al suyo.

Sin entrar a cuestionar la oportunidad o idoneidad de dichas traslaciones teóricas a nuestra realidad social y profesional y la de otros países como los iberoamericanos, lo bien cierto es que su poder de atracción y de fascinación han hecho que sus planteamientos hayan sido prácticamente adoptados como dogma de fe por parte de las enfermeras docentes y por extensión de las gestoras y las asistenciales, aunque en muchas ocasiones costase encajar las citadas teorías en un realidad que distaba y sigue distando mucho de la que es propia de las citadas autoras.

Tanta es la fascinación que provocan que casi todas ellas, sino la totalidad de las mismas, son conocidas e incluso reconocidas por la mayoría de las enfermeras, sobre todo de aquellas que iniciaron sus estudios en la universidad va a hacer ya 45 años en España y que en muchos países de Latinoamérica hace bastantes más años.

Este hecho, en sí mismo, no tendría mayor trascendencia sino fuese porque tal referencia empieza y acaba en dichas enfermeras, no siendo capaces las mismas enfermeras que las reconocen de identificar referentes de su propio contexto o de aquellos que podrían resultar más próximos por cultura, tradición e historia.

Este hecho que en sí mismo ya es suficientemente significativo se acompaña de otro no menos relevante como es el de la lengua nativa de todas estas teóricas, es decir, el inglés, que por otra parte ha pasado a ser considerada la lengua científica internacional por excelencia.

Nuevamente no voy a entrar a cuestionar si esta elección y lo que la misma supone es acertada o no, pues no me corresponde hacerlo más allá de mi opinión personal, alejada del riguroso análisis que la cuestión requiere.

Pero no me resisto a hacer una valoración de conjunto sobre cómo estas cuestiones han afectado, afectan o pueden afectar a la evolución de la Enfermería y al comportamiento que las enfermeras, tanto españolas como iberoamericanas, adoptan sobre ellas mismas y su aportación específica a la sociedad.

Es cierto que la evolución histórica de la Enfermería en España y me atrevo a decir que, en Iberoamérica, ha estado marcada por una clara subsidiariedad a la profesión médica con lo que ello supuso durante muchos años de despersonalización profesional evidente y, por tanto, de ausencia real de referentes. Tanto es así que se asumieron, en muchas ocasiones, como referentes propios los que eran de la medicina de igual manera que se hizo con el paradigma que marcó el devenir profesional de las enfermeras como profesionales secundarias de los médicos.

Esta dependencia, que supuso un claro secuestro de la identidad autónoma enfermera, llevó a que muchas enfermeras sufriesen un particular síndrome de Estocolmo[8], por el que se malinterpreta el paternalismo que habitualmente ha acompañado a esta subsidiariedad como un acto de humanidad por parte de los médicos que la ejercían, mantenían y se resistían a abandonar.

Esta dependencia, secuestro, al que estuvimos sometidas las enfermeras determinó nuestro aislamiento y que el mismo provocase una ausencia absoluta de referencias para construir una identidad propia.

En los planes de estudio de Enfermería en la Universidad, se incorporan las teorías enfermeras a las que aludía al inicio de mi reflexión y con ellas a sus autoras como enfermeras líderes y referentes. Ante la ausencia de referencias propias, desviar la mirada hacia quienes habían dispuesto del tiempo, el apoyo, la voluntad y el conocimiento para construir teorías, se consideró que era un acierto e incluso una oportunidad para lograr el necesario desarrollo y autonomía que nos habían sido usurpados durante tanto tiempo. En Latinoamérica, además, la mayor proximidad geográfica, que no cultural, con EEUU actuó como una losa en el avance propio de la Enfermería, al tener casi como exclusiva referencia para su identidad profesional y disciplinar a dichas enfermeras.

El problema es que de manera paralela no se produjo una corriente de pensamiento propio que permitiese ir desplazando las teorías anglosajonas por teorías propias que estuviesen adecuadas y necesariamente contextualizadas a los entornos iberoamericanos que sin duda requieren de valoraciones, aproximaciones, análisis y respuestas tan diferentes como divergentes con las del mundo anglosajón.

Se prefirió caer en la seducción de una ciencia que aún se nos antojaba lejana y que provocaba una hipnosis que tenía tanto de admiración como de desconocimiento, abrazando con pasión desmedida lo que no se estaba en condición ni de entender ni de aplicar tal como se nos trasladaba a través de manuales con gran éxito de ventas que llenaban estanterías de bibliotecas sin que ello asegurase que se entendiesen ni tan siquiera se leyesen, más allá de la obligación derivada de los planes de estudio en los que eran de obligada memorización.

Como referencia eran y siguen siendo necesarias. Pero no como teorías de aplicación sistemática como en muchas ocasiones se pretende. Dicha estandarización teórica se extiende a los planes de cuidados con lo que supone de pérdida en la individualización y singularidad de los mismos como si fuese posible establecer el prêt à porter en los cuidados profesionales enfermeros y sustituir con ello la “confección a medida” que requieren.

La prueba concluyente de la no aplicabilidad práctica a nuestros contextos fue que la teoría de mayor éxito, al menos en España, fue la de Virginia Henderson de necesidades básicas que no ofrece excesivos problemas de contextualización, aunque tampoco aporta mucho más de lo que el sentido común en la prestación de cuidados profesionales es capaz de hacer desde una perspectiva o paradigma, además, muy cercano al médico. En su defecto, en todo caso, se utilizan los patrones funcionales de Majorie Gordon[9] que no es una teoría enfermera y permite huir de la rigidez que imponen las mismas en su aplicación práctica.

Todo lo cual, por otra parte, no hace sino ahondar en la brecha existente entre teoría y práctica, pues la aplicación de estas teorías decae de manera progresiva hasta su práctica desaparición en cuanto las enfermeras se incorporan al ámbito asistencial, quedando tan solo en un recuerdo en el mejor de los casos o en el olvido más absoluto. Debido, en parte, al modelo de los propios sistemas nacionales de salud que dejan poco espacio para este tipo de aplicaciones teóricas y en parte a la propia renuncia de las enfermeras de la atención, por no identificar en su aplicación un valor añadido a la prestación de cuidados.

Así mismo, no deja de ser cuanto menos curioso que ninguna de las teorías de las que al menos han llegado a nuestros entornos, hayan sido desarrolladas por parte de ningún enfermero y que sin embargo quienes mayoritariamente han ocupado durante mucho tiempo puestos de dirección hayan sido hombres que no han sido capaces o no han querido desarrollar ninguna de estas teorías en sus ámbitos de gestión, lo que debería ser motivo de análisis ante lo que muchos consideran son visiones diferentes de la Enfermería en función del género y no de aspectos disciplinares o profesionales.

Esta clara dicotomía, contradicción o contraposición en la forma de entender la Enfermería provoca discursos absolutamente irracionales y misóginos por parte de ciertos personajes enrocados en sus cargos de supuesta representación y amparados o protegidos por organizaciones que teóricamente representan a todas las enfermeras. Así y ante las inaceptables manifestaciones realizadas por un representante del colectivo médico en las que considera un problema la feminización del sector de la medicina[10], alguien que representa a miles de enfermeras apuntilla que no tan solo está de acuerdo con lo manifestado, sino que en Enfermería pasa lo mismo y que el sistema no está previsto para la incorporación masiva de la mujer[11], como si ello fuese un anacronismo y en un discurso claramente contradictorio e irracional con lo que ha sido y es la propia historia de la Enfermería. Es lo que tiene hablar de Enfermería sin sentirse enfermera y siéndolo por el simple hecho de poseer un título. Este es otro grave problema que nos limita y contradice permanentemente.

Evidentemente no voy a entrar en el discurso zafio, facilón y machista de estos personajes, pero no deja de ser una consecuencia de esa falta de criterio teórico de la propia disciplina que sigue luchando por una autonomía que no ha abandonado el síndrome de Estocolmo y sigue agonizando en su propia falta de identidad y sentimiento de pertenencia.

En cuanto a la segunda cuestión que planteaba en torno a la lengua dominante en la literatura científica en general y enfermera en particular, me voy a referir a los datos desde los que plantear un cambio de lo que considero una tiranía o dictadura lingüística, que no tan solo podría lograrse, sino que debería plantearse como una propuesta a tener en cuenta de manera muy seria.

No porque considere que el inglés no pueda ser una lengua vehicular, sino porque existe un espacio geográfico y cultural como el iberoamericano que además comparte las lenguas portuguesa y española que les permitiría, como de hecho ya lo hace en ciertos aspectos, construir un contexto de Enfermería muy potente e influyente, que supusiera la base de una realidad enfermera propia y conjunta con especificidades que enriquecieran el paradigma enfermero sobre el que basar no tan solo teorías sino realidades de cuidados.

El inglés es hablado por 372 millones de personas nativas, mientras que el español lo es por 492 millones de nativos y el portugués por 270 millones. Esto supone que el contexto iberoamericano reúne a 762 millones de nativos entre portugués y español que son lenguas que siendo diferentes no dificultan el entendimiento como lo demuestran las múltiples actividades y publicaciones científicas que utilizan ambas lenguas de manera conjunta. Es decir, el doble de personas nativas de las que hablan inglés. Teniendo en cuenta, además, que el crecimiento de personas que hablan español en el mundo es del 70% desde 1991 y sigue creciendo.

No parece muy lógico, por tanto, que se siga postergando a ambas lenguas en congresos, jornadas, simposios, cursos, publicaciones… como sucede sistemáticamente en la actualidad. Más aún cuando las producciones y aportaciones realizadas en inglés no garantizan una calidad que, sin embargo, se otorga casi automáticamente por el hecho de hacerlo en dicha lengua, dándoles un valor inicial que no siempre tienen, al tiempo que, se quiera o no, dificulta la difusión y posibilidad de compartir con la gran mayoría de las enfermeras que podrían incorporar las pruebas aportadas a su actividad. Un hecho que supone una clara barrera o dificultad el necesario e imprescindible acceso de la producción científica entre la mayoría de enfermeras. El problema es que esto choca contra el mercantilismo científico anglosajón que se ha montado y que actúa como un muro de contención ante cualquier intento por crear un espacio propio de conocimiento no anglosajón, contando además con el beneplácito de las Universidades y otras organizaciones que han caído en el perverso juego de la industria editorial que cada vez les limita y subyuga más.

Por su parte, se exige que las enfermeras no anglosajonas dominemos el inglés como lengua para difundir nuestras aportaciones fuera de nuestras fronteras, mientras las enfermeras anglosajonas no tan solo no lo hacen, sino que no realizan el más mínimo esfuerzo por comunicarse en otra lengua que no sea la suya, en un nuevo y clamoroso ejemplo de la tiranía lingüística anglosajona.

Otro dato que demuestra el inaudito dominio anglosajón en Enfermería es la renuncia a valorar a sus propios referentes en el contexto iberoamericano en favor de las referentes anglosajonas de manera casi exclusiva.

Por ejemplo, las enfermeras de los países que conforman el espacio iberoamericano a las que se les concede el máximo reconocimiento académico, Doctor/a Honoris Causa, son una anécdota si nos ceñimos al número de ellas a las que se les otorga por parte de las Universidades de dicho espacio y un absoluto desierto si hablamos de Universidades de cualquier otro contexto en general y del anglosajón en particular. Sin embargo, son múltiples las enfermeras anglosajonas que no tan solo son premiadas con este alto reconocimiento académico, sino que algunas de ellas, además repiten en diferentes Universidades como si no existiesen otras figuras a las que reconocer. Lo que sin duda es una claro y manifiesto desprecio hacia la aportación, valía y visibilización de las enfermeras iberoamericanas que contribuye, junto a lo ya comentado, a seguir valorizando a enfermeras anglosajonas o a sus aportaciones, por encima de cualesquiera otras, en gran medida por el simple hecho de anglosajón/a. Aceptar este hecho, sin más, es creer y aceptar que no existen enfermeras iberoamericanas con aportaciones y capacidades contrastadas a nivel nacional e internacional que les permita ser reconocidas. El grave defecto, por tanto, es que hablan español o portugués, lo que parece ser razón más que suficiente para excluirlas de cualquier posibilidad en este y en otros muchos sentidos.

No pretendo desvalorizar en absoluto a las enfermeras anglosajonas y mucho menos al idioma que comparten. Pero me resisto a aceptar que a la inversa no se actúe con idéntica actitud y. Pero mucho más me duele comprobar como el simple hecho de ser anglosajona supone un plus muy importante de valoración y respeto en contraposición al que se tiene con las enfermeras iberoamericanas. Como si el lugar de nacimiento y la lengua utilizada para comunicarse fueran aval suficiente e incluso imprescindible para reconocer el talento y la excelencia.

De fuera vendrán que de casa nos tirarán, reza un dicho popular que se ajusta de manera idónea a lo planteado.

Tenemos, como enfermeras, el conocimiento, el rigor, la capacidad, la motivación … suficientes. Pero además contamos con un contexto geográfico en el que compartimos lenguas que nos permiten crear un espacio de crecimiento científico global que de respuesta a las necesidades sentidas de las personas, familias y comunidad que se plantean en dicho contexto y poder compartirlo sin ningún tipo de complejos con otros contextos en igualdad de condiciones. Seguir asumiendo como propio lo que no deja de ser una prótesis intelectual y científica nos anula e invisibiliza. Actuemos pues con valentía que no con temeridad para hacer frente al reto y ser capaces de construir este necesario contexto enfermero iberoamericano con nuestras lenguas, nuestras tradiciones y nuestra historia, como aspectos definitorios del mismo. Identifiquemos y valoremos a nuestras/os referentes sin renunciar a la identificación de refrentes de otros contextos, pero evitando la fagocitación de estos sobre los nuestros.

[1]   Sociólogo francés, de los más destacados de la época contemporánea.

[2] Enfermera, escritora y estadística británica, considerada precursora de la enfermería profesional contemporánea y creadora del primer modelo conceptual de enfermería.

[3] Enfermera teorizadora que incorporó los principios fisiológicos y psicológicos a su concepto personal de enfermería.

[4] Teórica de la enfermería Moderna y creadora de la Teoría enfermera del déficit de autocuidado, conocida también como Modelo de Orem.

[5] Enfermera, investigadora, teórica y autora estadounidense.

[6] Religiosa, teórica, profesora y autora de enfermería. Es conocida por haber creado el modelo de adaptación de Roy. En 2007 fue designada «Leyenda Viviente» por la Academia Americana de Enfermería.

[7] Enfermera estadounidense que se convirtió en una destacada teórica contemporánea en el ámbito de su profesión.

[8] El síndrome de Estocolmo es una reacción psicológica en la que la víctima de un secuestro o retención en contra de su voluntad desarrolla una relación de complicidad y un fuerte vínculo afectivo1​ con su secuestrador o retenedor.

[9] Teórica y profesora estadounidense de enfermería que creó la evaluación de enfermería conocida como patrones funcionales de salud de Gordon

[10] https://www.niusdiario.es/espana/andalucia/20221011/presidente-consejo-andaluz-colegios-medicos-polemicas-declaraciones-feminizacion-medicina-problema_18_07687621.html

[11] https://twitter.com/nurseofblood/status/1580797123557175298?s=48&t=UbXj1IdOpiJPIbwQBenV1A